Guatemala empieza la vacunación con retrasos de compra y donativos

09 marzo 2021

La fase 1 para inmunizar al personal médico comenzó con donaciones de Israel e India. Salud atribuye el retraso a la legislación que se modificó en enero pues impedía agilizar las compras.

La vacuna Moderna, donada por Israel, comenzó a ser administrada el pasado 25 de febrero. Foto: Ministerio de Salud.

Por Isaías Morales

Guatemala cumplirá el próximo 13 de marzo un año de confirmar el primer caso de covid-19. La vacunación de los médicos que atienden a pacientes no ha sido con las dosis que el ministerio de Salud (MSPAS) negoció con AstraZeneca bajo el mecanismo Covax, sino con dos donativos. El primero de Israel de la farmacéutica Moderna para 2 mil 500 personas, y el otro de India que dio 200 mil dosis de las fabricadas por Covishield.

Los planes de vacunación de las autoridades –comenzar a vacunar entre la segunda y tercera semana de febrero– cambiaron. La primera entrega de 800 mil dosis que se negoció a través de Covax, aún no ha llegado al país. La alta demanda y la cantidad acuerdos bilaterales entre los países y los productores retrasó la entrega, justificó Mark Rondy, asesor de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los pormenores de estos acuerdos no son públicos, salvo cuando el gobierno abona a la cuenta para asegurar el producto. Esto sucede en la mayor parte de países latinoamericanos, según investigó la Red Palta integrada por siete medios de la región.

El ministro de Relaciones Exteriores, Pedro Brolo, envió una carta a la Alianza Mundial de Vacunas e Inmunización (GAVI) de la OMS donde cuestionó la demora. El 23 de febrero se esperaba conocer la fecha de la entrega, pero no hubo tal aviso.

Ojoconmipisto consultó a la cancillería cuántas dosis se recibirán, pero al cierre de esta nota la oficina de prensa no dio respuesta. En Argentina, Covax anunció una disminución equivalente a la cuarta parte de lo prometido al comienzo.

Rondy negó que Guatemala fuera a recibir menos vacunas de las pactadas, ya que el mecanismo se comprometió a entregar dosis para el 20 por ciento de la población (3 millones).  “Estamos en una fase en la que hay poca solidaridad entre países. La Unión Europea, por ejemplo, prioriza a sus ciudadanos y luego exporta a otras naciones. Eso podría causar que la mitad de sus habitantes estén vacunados, pero otros países no han atendido a los grupos más vulnerables”, comentó.

En octubre de 2020, Guatemala desembolsó un anticipo de Q83.5 millones (US$10.8 millones) al mecanismo Covax e hizo un segundo pago de Q2.7 millones (US$358 mil 600) el 26 de febrero de este año. El resto lo abonará durante los siguientes meses.

Para cubrir las 6.6 millones restantes, el Congreso aprobó de urgencia nacional la Ley para la Adquisición y Financiamiento de Vacunas COVID-19 (decreto 1-2021) que autorizó el uso de Q1 mil 500 millones (US$194 millones) para obtener las dosis. La normativa fue aprobada el 12 de enero y cobró vigencia el 25 de ese mes.

Al 24 de febrero, un día después de que el país reclamara a Gavi el retraso, la ministra de Salud Amelia Flores confirmó que Guatemala no había cerrado contrato alguno con las farmacéuticas. “En 2020 no podíamos utilizar fondos para pagar los anticipos, será hasta ahora que contamos con el decreto”, indicó.

Guatemala fue uno de los 13 países latinoamericanos que modificó sus leyes para agilizar las compras, según lo determinó la Red Palta.

Siguen las medidas de higiene

Para la fase 1 de vacunación el gobierno dividió al personal de salud en seis grupos. En el primero están quienes atienden de forma constante a los enfermos de covid-19. En total, 29 mil trabajadores.

Una de ellas es Andrea Pérez, enfermera del hospital Roosevelt. Recibió la primera dosis el viernes 26 de febrero, un día después de que el gobierno de Israel donara 2 mil 500 de Moderna.

“Sentí dolor en el área de inyección –como cualquier otra vacuna–, durante cuatro horas. Me tomé dos acetaminofén y se me alivió el malestar”, cuenta.

En su caso mantiene las medidas de higiene que ha llevado durante este primer año de la pandemia: continuar con la mascarilla bien puesta, no tocarse nariz ni boca sin antes lavarse las manos cuando atiendan a los pacientes. “Tenemos que cuidarnos porque debemos esperar que al menos el 60 por ciento de la población esté vacunada para volver a la normalidad”, expresa.

Pérez recibirá la segunda dosis 28 días después, es decir, el 26 de marzo. Esa es la cantidad de días que debe esperar por tratarse de Moderna. En el caso de Covishield de AstraZeneca es de 12 días.

Para evitar el robo de las vacunas durante el traslado o almacenaje, las áreas de salud departamentales coordinaron la seguridad con la Policía Nacional Civil, informó la vocera del MSPAS, Julia Barrera. “Todas cuentan con la cadena de frío adecuada (Covishield dos grados y Moderna a –20 grados)”, agregó.

Andrea Pérez, enfermera del hospital Roosevelt, recibió la primera dosis el 26 de febrero. La segunda será el 26 de marzo.Foto: Andrea Pérez

Todo confidencial

Desde mediados de febrero Guatemala sostiene negociaciones con las farmacéuticas Pfizer, Sputnik, AstraZeneca, Moderna y Johnson & Johnson. Pero ninguna hasta ahora es pública como sucede con la mayoría de los países latinoamericanos, excepto Costa Rica.

Ojoconmipisto solicitó el pasado 19 de enero copia de los contratos suscritos entre Guatemala y los laboratorios. La respuesta del ministerio de Salud fue que no podía divulgarlos porque aún no se han firmado ni por los acuerdos de confidencialidad establecidos con las empresas.

El Procurador de Derechos Humanos (PDH), ente regulador de la Ley de Acceso a la Información Pública, lo interpretó de otra manera: se puede resguardar la información de la patente y la fórmula, pero los precios y características de la vacuna sí se pueden revelar.

Tras esa respuesta Ojoconmipisto presentó un recurso de revisión para tener acceso al contenido de esos acuerdos, pero la ministra reiteró la negativa.

A criterio de Lilian Sierra, titular de la Secretaría de Acceso a la Información Pública, Salud no pude restringir el acceso a estos documentos. “Según la Unidad de Acceso a Información del ministerio de Salud, todos los documentos son confidenciales por  instrucciones del presidente. ¿Con base en qué? les pregunté y no me supieron explicar”, agregó.

Hasta la tarde del 8 de marzo, el portal de Sicoin donde se puede consultar todas las operaciones contables del Estado solo registraba un desembolso de Q2.7 millones (US$358 mil 600) realizado el 26 de febrero de este año en concepto de pago de 81 mil vacunas. Pero no figura en Guatecompras donde se publican las adquisiciones públicas.

El decreto 1-2021 estableció que la cartera debe divulgar los gastos en ambos portales, aunque en el caso del segundo sitio se estableció un plazo máximo de 30 días a partir del cierre de negociaciones.

La viceministra Lucrecia Ramírez indicó que estos documentos se divulgarán hasta que se reciba el producto y tengan los documentos de legítimo abono que respalda la compra y el pago, algo que hasta ahora no ha ocurrido.

Aseguradas sin fecha

Salud ya comenzó a negociar directamente con las farmacéuticas. Sputnik confirmó en un comunicado el 25 de febrero que Guatemala se convirtió en el tercer país de Centroamérica en autorizar la vacuna rusa después de Honduras y Nicaragua.

La ministra indicó que adquirieron 4 millones de dosis para vacunar al personal de hospitales, bomberos, paramédicos, estudiantes de medicina que realizan prácticas, de acuerdo la primera fase del plan nacional.

Por aparte, Guatemala recibirá una tercera donación de 50 mil dosis de Sputnik V, pero se desconoce la fecha de entrega.

Esta vacuna se caracteriza por tener una temperatura de almacenamiento de dos a ocho grados, por lo cual puede almacenarse en una refrigeradora convencional sin necesidad de invertir en infraestructura adicional de cadena de frío. Según datos de la farmacéutica proporcionados en su sitio web, el precio de cada vacuna no excede de 10 dólares.

En abril se tiene previsto el ingreso de siete millones de dosis de Pfizer y 900 mil de Johnson y Johnson, pero ninguna de las empresas ha confirmado la fecha exacta de entrega.

En total, Salud busca vacunar a nueve millones de personas este año, el 60 por ciento de la población. Es, junto a Nicaragua, uno de los pocos países de América Latina que aún no ha cerrado una negociación con las farmacéuticas.

Cada dosis de la vacuna Moderna se administrará con una diferencia de 28 días. Foto: Ministerio de Salud.

Israel e India

Guatemala y Honduras recibieron un lote de 2,500 vacunas de dos dosis cada uno del gobierno israelí para entregarlo en sus hospitales. La cancillería confirmó el 23 de febrero la donación después de que Factor 4 publicara un tuit sobre la entrega a ambos países.

Con las primeras dosis del laboratorio Moderna se inmunizaron al personal sanitario de cuatro hospitales del departamento de Guatemala y uno de Quetzaltenango entre el 26 de febrero y el lunes 1 de marzo. La segunda se aplicará 28 días después, anunció Salud.

El 2 de marzo el gobierno de India entregó un donativo de 200 mil dosis de Covishield desarrolladas por AstraZeneca y Oxford para el personal médico. La primera y segunda inoculación se realizarán en un intervalo de 12 días.

Al 8 de marzo, Guatemala registraba 178 mil 770 casos acumulados y 6 mil 479 fallecidos. El tablero de alertas vigente del 8 al 22 de marzo contabiliza 68 de 340 municipios en rojo, 114 en naranja, 158 en amarillo y ninguno en verde.

Lea también: Países de América Latina cambiaron sus leyes para beneficiar a laboratorios

*Este reportaje forma parte de una investigación regional, liderada por la red de Periodistas de América Latina para la Transparencia y la Anticorrupción (Red Palta) en alianza con Fundación Directorio Legislativo. Red Palta está integrada por: Datasketch de Colombia, El Faro de El Salvador, La diaria de Uruguay, La Nación de Argentina, Ojoconmipisto de Guatemala, OjoPúblico de Perú y PODER de México.

Noticias Relacionadas