Esto puede (y no) divulgar Salud sobre las vacunas

09 febrero 2021

Las patentes y la fórmula no se conocerán, los precios y características, sí. La Secai lo define como información reservada, no confidencial.

El ministerio de Salud no precisó cuándo publicarán el precio y cantidades de las vacunas. Foto: AGN.

Por Isaias Morales

El ministerio de Salud negó a Ojoconmipisto copia de los acuerdos o contratos suscritos entre Guatemala y los laboratorios con los cuales negocia las vacunas para combatir la COVID-19: Pfizer, Moderna, AstraZeneca, Sptunik y Jonhson & Jonhson.

El argumento de Lucrecia Ramírez, viceministra de la cartera, es que esa información no puede proporcionarse porque los acuerdos de confidencialidad suscritos con las farmacéuticas lo impiden.

Incluso, dijo, podría transgredir el numeral 6 del artículo 22 la Ley de Acceso a Información Pública (LAIP) y que esto podría afectar las negociaciones de la compra. Se refiere a la información confidencial que le entrega a un particular.

Lilian Sierra, titular de la Secretaría de Acceso a Información Pública (Secai), discrepa del fundamento que realizó la funcionaria de Salud. A su criterio el tema de las vacunas es información reservada y no confidencial como mencionó Ramírez.

El apartado se relaciona a la propiedad intelectual, patentes y marcas en poder de las autoridades que no pueden ser públicos conforme a convenios o tratados internacionales. Esto puede conocerse hasta después de cinco años, considera el Procurador de Derechos Humanos.

Los datos de la patente no le interesan a la ciudadanía, solo al ministerio, en tanto que los precios, cantidades y las características de las vacunas, así como la cadena de frío necesaria para su implementación, deben ser públicos, opina Sierra.

Ronalth Ochaeta, asesor de Lucrecia Hernández, diputada de Semilla y exministra de Salud, agrega que además de lo que cita la LAIP, se restringe el acceso a los datos de patentes porque Guatemala es signataria de convenios internacionales suscritos con la Organización Mundial del Comercio (OMC) y Organización Mundial de la Salud (OMS).

Para el entrevistado, este acuerdo de confidencialidad sobre la patente se da por requerimiento de los proveedores. “Es usual que cuando les entreguen las dosis para los cuartos fríos les pidan resguardar la vacuna y la fórmula. No le pueden compartir estos datos a otras farmacéuticas locales. En otros países miden la efectividad en sus laboratorios nacionales desde antes de empezar la vacunación”, explicó.

Transparencia para después

De acuerdo con la viceministra Lucrecia Ramírez, la información de la compra de las vacunas se publicará hasta que se reciba el producto y tengan la documentación de legítimo abono que respalda la adquisición y el pago.

En el caso de AstraZeneca, que tiene previsto entregar las primeras 800 mil dosis este mes, dijo que transparentará la adquisición cuando la farmacéutica traslade la información mediante el mecanismo COVAX. No fijó un plazo.

La Ley para el Financiamiento y Adquisición de Vacunas (decreto 1-2021) establece que el ministerio de Salud tiene 30 días para publicar los documentos cuando se cierre la negociación, algo que hasta la fecha no ha ocurrido.

Una nota de Poder documentó cómo en México el gobierno compró a AstraZeneca vacunas contra la COVID-19 por US$309 millones, pero desconoce la cantidad y el precio unitario que no están disponibles en Compranet, el portal de adquisiciones del país vecino.

Para realizar esta nota informativa Ojoconmipisto presentó una solicitud de información pública al ministerio de Salud.

Recuerda leer: Las comunas serán clave para vacunar contra la COVID-19, pero aún no saben cómo

Noticias Relacionadas