Municipalidades gastaron Q88 mil en ivermectina para tratar la COVID-19

12 octubre 2021

Su eficacia para combatir el virus aún no se comprueba. Sin embargo, las alcaldías lo compran porque está en la lista de medicamentos autorizados por el ministerio de Salud para ese fin.

Kits de medicamentos comprados por la municipalidad de Mixco para pacientes con COVID-19. Foto: Facebook Neto Bran.

Por Carmen Maldonado Valle

Entre el 13 de marzo de 2020 y el 11 de octubre de 2021, las alcaldías de Mixco, Ciudad de Guatemala, Amatitlán y Santa Catarina Pinula, todas en el departamento de Guatemala, gastaron al menos Q88 mil 760 en tabletas de ivermectina. Estas se destinaron a los kits entregados a personas contagiadas.

El 15 de julio de 2020 se publicó el acuerdo ministerial donde Salud estableció qué debían llevar los paquetes para tratar a los pacientes con coronavirus de forma ambulatoria. Junto a otros siete fármacos, se recetó la ivermectina para aliviar los síntomas.

Se trata de una medicina usada para eliminar gusanos capaces de afectar el corazón de los animales. En humanos solo está aprobada por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, en inglés) para combatir tipos específicos de parásitos. Por esa razón es común su uso en personas desnutridas o con enfermedades gastrointestinales.

En agosto de 2021, Salud reformó el acuerdo para ofrecer kits no solo a los contagiados sino también a quienes tuvieron contacto cercano con ellos. Aun así, a la fecha no hay estudios clínicos donde se compruebe la eficacia de la ivermectina para un uso distinto al que se le ha dado hasta ahora, sostiene la FDA.

Anuncio publicado por la municipalidad de Guatemala en su página de Facebook, el 2 de enero de 2021.

En febrero 2021, el presidente Alejandro Giammattei aseguró que él tomaba ivermectina cada tres semanas para prevenir la covid-19. Y luego, en abril, promovió su uso en un foro empresarial en la ciudad española de Andorra. “Sustituye por mucho a la vacuna si se toma preventivamente (…) provoca que por alguna razón presente más dificultad el virus al penetrar la célula y eso hace que sea más leve el contagio”.

“El ministerio expone a esta medicina como si estuviera aprobada y hubiera dado resultados confiables y comprobables, cuando no es así. Es como meter una bomba en el cuerpo de las personas sin razón”, sostiene Karin Slowing, especialista en Salud Pública.

De acuerdo con la médica, la confusión pudo darse porque “hubo una investigación muy pequeña donde se vieron efectos buenos en células, pero no continuó y no implica en ninguna circunstancia su efectividad en humanos”. La FDA, de hecho, menciona estos hallazgos como un primer paso para determinar si una sustancia es segura, pero se requieren ensayos más grandes para comprobar los resultados en una población representativa.

“Nosotros la adquirimos porque leímos el acuerdo del ministerio. Es lo autorizado en Guatemala y es la máxima autoridad en ese tema, entonces acatamos sus indicaciones al empacar los kits para la gente”, dice Sebastián Siero, jefe edil de Santa Catarina Pinula. En su ciudad se compraron dosis para tratar a 260 personas durante los primeros cinco días tras el diagnóstico.

La cartera lo dijo

“Nosotros la adquiríamos porque pedimos asesoría al hospital y ellos decían que era segura porque el ministerio tenía autorizado su uso para tratar a enfermos con coronavirus. Es una fuente confiable”, sostiene Luis Sánchez, concejal IV de la municipalidad de Amatitlán.

Durante 2020, la alcaldía entregó paquetes con medicinas a quienes contrajeron COVID-19. Para ello compró 1 mil 600 tabletas de ivermectina por Q33 mil 600, pagados a Carlos Fernando Retana Audón. “No volvimos a comprar porque la gente lo interpretó como una sobrevaloración, cuando en realidad había una diferencia de precios porque no compramos genéricos”, añade Sánchez.

La municipalidad de Mixco compró 16 mil 200 pastillas por Q52 mil 360, a través de tres concursos. Mientras, la comuna capitalina adquirió 5 mil 600 dosis por Q2 mil 800 el 30 de julio de 2021. Se solicitó una postura a ambas municipalidades, pero ninguna respondió.

“El peor daño es dar una falsa esperanza. Las personas se tomarán la pastilla y no acudirán rápido a un doctor si se sienten mal porque esperarán a ver su efecto, pero nunca llegará”, asevera la infectóloga Alicia Chang. “El ministerio no sigue la literatura ni toma en cuenta la evidencia científica. Tampoco pide ayuda para hacerlo y por eso continuamos con estos kits”, agrega.

Chang enumera los principales efectos del uso inadecuado de la ivermectina en la salud humana: vómito, sarpullido, hinchazón, mareos, y disminución de la presión arterial. En algunos casos puede producir hepatitis. “Por eso lo mejor es consultar con un médico actualizado. Repito: la ivermectina no ayuda a curar la COVID-19 y tampoco puede prevenirla”, concluye.

Te recordamos esta nota: Amatitlán compra medicina cuatro veces más cara sin exigir registro sanitario

Noticias Relacionadas