Verificado: no tienes de qué preocuparte si recibiste la vacuna de AstraZeneca

27 mayo 2024

AstraZeneca retiró su vacuna contra COVID-19 del mercado. Aunque en algunos casos se reportaron eventos adversos, no suceden a la mayoría de pacientes.

Frascos de la vacuna de AstraZeneca contra COVID-19 en Guatemala. Foto: Diario de Centroamérica.
Frascos de la vacuna de AstraZeneca contra COVID-19 en Guatemala. Foto: Diario de Centroamérica.

Por Carmen Valle

“A los guatemaltecos no vacunados, el tiempo nos dio la razón”, dicen mensajes en X, Facebook e Instagram, después de que el 7 de mayo AstraZeneca retirara su vacuna anticovid. Según estas publicaciones, ocurrió porque los fármacos “causan trombosis” y aún hay riesgo para quienes se inyectaron hace años. La primera afirmación está manipulada y la segunda es falsa.

Días antes del retiro de Vaxzevria, la vacuna fabricada por AstraZeneca, el diario inglés The Telegraph publicó que la empresa “admitió” por primera vez cómo su medicamento podría causar efectos secundarios, como la trombosis. Según la infectóloga, Iris Cazali, la proximidad de estas noticias pudo contribuir con la confusión.

En realidad, AstraZeneca solicitó este retiro de forma voluntaria desde marzo, pero la decisión cobró efecto hasta mayo. “Se han visto efectos adversos tras administrarse la vacuna, sobre todo en hombres. Aun así, no es frecuente y de hecho es un riesgo asociado también a otras marcas y a otras medicinas que incluso no se relacionan con COVID-19”, señala la médica.

“La trombosis es también un riesgo asociado al coronavirus. De hecho, quienes no se vacunaron tienen más posibilidades de adquirir este y otros efectos adversos a largo plazo en comparación con quienes sí. Es más seguro inmunizarse”, añade.

Don't miss out!

¡No te quedes sin enterarte!

Recibe en tu correo nuestro boletín mensual con datos, análisis y fiscalización sobre las alcaldías.

Invalid email address

Además, cuando la Comisión Europea anunció el retiro de Vaxzevria, no dijo que fuera por sus posibles efectos secundarios, sino por la solicitud de AstraZeneca.

Si no fue por eso, ¿por qué se retiró la vacuna de AstraZeneca?

De acuerdo con la farmacéutica, se tomó esta decisión porque la demanda disminuyó y hay, además, una basta oferta de biológicos contra COVID-19. También se retiró porque la enfermedad evolucionó en los últimos años y su fármaco inicial no se adaptaba a todas las nuevas variantes.

“Producir una vacuna requiere procesos muy avanzados y complicados, sobre todo cuando se debe actualizar de forma constante. Los fabricantes vieron más conveniente parar. Su producto ya había cumplido con su función de reducir la mortalidad por covid cuando más se necesitó”, dice Cazali.

Según AstraZeneca, se vendieron más de 3 mil millones de dosis de su inmunizante por todo el mundo. En concreto, en Guatemala se administraron 13 millones 135 mil 272 de ellas y 22 de cada 100 personas se vacunaron con esta marca.

A decir de Cazali, quienes se inyectaron este fármaco en años anteriores no tienen de qué preocuparse, pues los efectos adversos, cuando los hay, suelen ser próximos a la fecha de aplicación de la dosis. Los únicos pacientes donde se procura un seguimiento durante un año son aquellos con condiciones cardiovasculares preexistentes.