Se acaba el tiempo: el vertedero de AMSA cerrará en julio 2022

08 noviembre 2021

Tras dos décadas de funcionar, el lugar dejará de recibir desechos a mitad del próximo año. Las municipalidades, sin embargo, aún no tienen listo el nuevo terreno para sus residuos.

Tras sobrepasar su capacidad, el vertedero de AMSA se incendió tres veces entre enero y febrero de 2021. Foto: Conred.

Por Carmen Maldonado Valle

En el kilómetro 22 de la ruta hacia el Pacífico hay un botadero administrado por la Autoridad para el Manejo Sustentable de la Cuenca del Lago de Amatitlán (AMSA). Según la institución, abrió sus puertas en 1999 para aliviar la carga del relleno sanitario de la zona 3 y ahora se gestiona su cierre, pero las comunas no dejan de enviar desechos sólidos al lugar.

“Ya no tiene capacidad y estamos en los trámites para inhabilitarlo. Aunque el cierre técnico tardará años y cada cierto tiempo llegarán trabajadores a evaluarlo, estimamos no dejar entrar más basura a partir de junio o julio de 2022”, asevera el director de AMSA, Edgar Zamora.

La entidad estima que cada día llegan al vertedero 672 toneladas de residuos provenientes de 34 municipios. De estas, seis de cada diez pertenecen a Villa Nueva, una a Amatitlán y el resto se diluye en ciudades como Villa Canales, Tecpán, San Miguel Petapa, San Lucas Sacatepéquez, entre otros, se lee en uno de sus reportes.

“Las alcaldías saben hace mucho de la urgencia del cierre técnico del lugar y se les recordó en febrero cuando se incendió. Aun así, en vez de disminuir la cantidad de desechos enviados al botadero, cada vez llevan más”, agrega Zamora.

Julio Vázquez, vocero de la comuna de Villa Nueva, confirma que esa ciudad aún lleva todos sus desechos a las instalaciones del Km. 22, “pero sí tenemos una alternativa si las inhabilitan”. Se refiere a un terreno de 19.8 manzanas comprado por la administración pasada a un costo de Q15 millones 97 mil 600.

Aun así, las tierras están bajo investigación en el Ministerio Público por un posible sobreprecio y a la fecha el caso se mantiene en reserva pero, asegura Vásquez, la municipalidad cuenta con todos los papeles a su nombre y por lo tanto puede comenzar trabajos en el lugar. Por ahora no hay maquinaria en él, dice, porque se realizan los estudios previos a modificarlo.

De hecho, sostiene Zamora, ese terreno es la esperanza de las demás municipalidades usuarias del botadero de AMSA. “Nosotros también planeamos llevar nuestra basura para allá cuando esté listo, pero no sabemos cuándo será. Presidencia prometió hacer la entrada y nosotros buscaremos más espacio alrededor para aumentar la capacidad del lugar”, afirma el concejal IV de Amatilán, Luis Sánchez.

Amatitlán tampoco ha disminuido la carga enviada al vertedero actual, admite el concejal. “Pero no somos los únicos. Lo hacen todas las alcaldías involucradas y cada uno deberá resolver su situación cuando AMSA no permita la entrada, pero por ahora nosotros confiamos en la disponibilidad del espacio en Villa Nueva”, añade.

El vertedero caduca

Según un reporte de AMSA, en 2007 el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) fijó un límite de cinco años para cerrar el sitio. Sin embargo, si se mejoraba el tratamiento de los desechos, el período se podía ampliar a 14 años, es decir, hasta 2021.

“En 2019 se solicitó a AMSA presentar un plan de cierre técnico, pero este no cumplió con requisitos técnicos y legales. Se enviaron correcciones y esperamos tener un nuevo documento en las próximas semanas”, asegura la oficina de comunicación del MARN, aunque no precisa la fecha de recepción de este.

Zamora tampoco especifica el día para terminarlo, “pero es seguro el cierre técnico y tardará años porque se debe preparar el suelo, gestionar los líquidos desprendidos por él, tratarlos y demás procesos técnicos planeados para cuando ya no recibamos residuos”, añade.

De acuerdo con el artículo 41 del Reglamento para la Gestión Integral de los Residuos y Desechos Sólidos Comunes, el proceso de clausura de los espacios dedicados a la disposición final de basura no puede ser menor a cinco años. Durante ese tiempo se debe nivelar la tierra, contener plagas y gases, realizar estudios anuales y aplicar material de cobertura.

Para tener un nuevo botadero se requieren al menos 38 manzanas de tierra, se lee en un comunicado del Ejecutivo. Las municipalidades deben buscar las 18 que faltan a las instalaciones compradas por Villa Nueva, “pero no estoy enterado de nuevas compras concretadas”, concluye el concejal IV de Amatitlán.

Te recordamos esta nota: Municipalidades que usan vertedero de AMSA recibieron Q3.8 millones por extracción de basura

Noticias Relacionadas