El apoyo psicológico que reciben los migrantes puede ser inexistente

18 noviembre 2021

Las emociones fuertes a las que se enfrentan quienes dejan el país son causantes de efectos que terminan en ansiedad, miedo, estrés y/o depresión, entre otras.

La Asociación de Retornados Guatemaltecos se convierte, para muchas personas que son deportadas de Estados Unidos en su primer contacto. En un día, la ARG puede recibir tres vuelos. Foto: ARG.

Por Mónica Villeda

La salud mental es una de las temáticas más importantes con respecto a los niveles de bienestar de los individuos. “Los problemas y las experiencias difíciles afectan. Pueden causar estrés post traumático que provoca ansiedad y revivir los miedos” explica Angélica López, psicóloga.

En la migración se identifican cuatro ciclos que Lesbya de Méndez, de la Asociación de Retornados Guatemaltecos, describe así:  “cuando se piensa en migrar, el tránsito en el cual no se sabe qué pasará en el camino, llegar al país de destino y el retorno a nuestro país de origen”.

Miedos, vacíos, dudas y desesperanzas

“Estuve cuatro días en prisión preventiva. Éramos 80 personas en un cuarto frío, dormíamos sentados unos sobre otros y nos cubríamos con una manta. Nos daban de comer tres veces al día, nos trataban mal, nos gritaban. Al momento que nos deportaron nos pusieron cadenas en manos y pies como que fuésemos delincuentes por querer buscar un mejor futuro”, enfatiza Dorian Ramírez, originario de Teculután, Zacapa.

“Pasé ocho días perdido en el desierto, llegué a beber agua de charco, tuve alucinaciones, cuando creí haberme salvado caí en manos de la mafia. Me retuvieron secuestrado a punta de arma, hasta que mis tíos pagaron más dinero por mí vida”, destaca Jason Aldana, quien reside en California desde 2018.

“Las personas de retorno vienen con la carga de haber perdido sus cosas, de dejar a su familia y la gran deuda.  El cuadro emocional es preocupante, vienen llorando, más que todo por la deuda, la vergüenza de enfrentarse a la sociedad, la derrota, hasta el estigma de los mismos familiares”, amplía de Méndez.

Las emociones son las reacciones que se tienen ante lo que sucede, mientras que los sentimientos son las interpretaciones de eso que nos pasa. Por ello, el modo en que se interpretan las emociones influiría en la manea como reacciona una persona al entorno. “Tras vivir emociones fuertes se adoptan conductas que no se tenían, que coman o no, miedo a salir, vivir encerrado. Se limitan a vivir muchas cosas y a la larga les causa estrés”, continúa López.

La Asociación Retornados Guatemaltecos, en conjunto con el Instituto Nacional de Migración (IGM) presta el servicio telefónico para que las personas puedan comunicarse con sus familias cuando llegan a suelo guatemalteco. “Es preciso tener empatía, en la Fuerza Aérea hay psicólogos, pero no hay un seguimiento” añade de Méndez.

La Asociación de Retornados Guatemaltecos, en alianza con Médicos del Mundo, ha implementado medidas de prevención para la covid. Imparte talleres informativos al personal de Migración y kit de higiene a los retornados. Foto: Facebook.

¿Dónde está Kevin?

“Cuando se vuelve, uno no está preparado para regresar. Cada persona retornada tiene su propia historia, lo que buscan al llegar al país es el apoyo psicosocial y que la gente no los discrimine” extiende de Méndez.

“La última vez que me llamó fue el 15 de marzo a las 5 de la tarde. Dijo que lo iban a sacar a caminar y que después se comunicaría. El 17 del mismo mes, recibí la llamada del coyote para informar que lo había dejado en una brecha porque le dolía mucho el pie izquierdo y no podía caminar. Me dijo que lo dejó cerca del Check Point en Falfurrias, ruta 281”, cuenta Lucy Cordón, hermana de Kevin, quien salió de Zacapa con destino a Houston.

Los familiares de Kevin han tratado de dar con su paradero de distintas formas, a través de organizaciones de búsqueda mexicanas las cuales trabajan colectivamente y cuentan con el apoyo de la Guardia Nacional, Agencia de Investigación Criminal AMIC, Policía Estatal y la Comisión de búsqueda de personas.

La hermana de Kevin se comunicó con Don White, un soldado que se dedica a encontrar migrantes abandonados por los coyotes. “Me contacte con él a través de una persona en New York, ella vive lo mismo que yo y ,a través de las publicaciones que hemos hecho, me contactó. Aún no tengo respuesta, antes de mi petición de búsqueda hay más que esperan respuesta”, sostiene Cordón.

Volante proporcionado por la familia para localizar a Kevin Cordón.

Insomnio, temor y miedo

“También quienes se quedaron padecen las consecuencias. Viven con temor y miedo, pueden padecer insomnio y vivir en zozobra en espera de noticias. Las familias viven duelos sin saber que lo están viviendo”, puntualiza López.

“Es muy difícil este proceso. Nos sentimos tristes, culpables por no haber hecho algo por detenerlo, desesperación de no saber de él e impotencia por querer ayudarlo o encontrarlo”, agrega Cordón.

Las enfermedades son señales del cuerpo. “Las emociones que nos afectan son las que nos producen enfermedades porque no las sabemos manejar” concluye López.

También puede leer: Migración: 10,298 personas han retornado en 109 vuelos desde EEUU y México

Esta nota es producto del Taller “Periodismo y Migración” que imparte el International Republican Institute (IRI), bajo la coordinación de Laboratorio de Medios, S.A. a periodistas de diversos departamentos de Guatemala. (La asistencia financiera y técnica que el IRI otorga para esta actividad es provista por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y es posible gracias al generoso apoyo del pueblo estadounidense). Los puntos de vista y opiniones expresados en esta nota son de los autores y no necesariamente reflejan la política oficial de USAID o del gobierno de los Estados Unidos

Noticias Relacionadas