Este es el día a día de los vecinos al rastro municipal de Quetzaltenango

04 diciembre 2020

Hace 78 años se construyó y entonces no estaba urbanizado a su alrededor. La municipalidad tampoco se ha puesto al día para que funcione según las nuevas normas de salud.

El lunes 30 de noviembre se tomó esta fotografía sobre la 5a. avenida de la zona 5 de Quetzaltenango, cerca del rastro municipal. Foto: MARN.

 

Por Oscar de León

 

Cuando el rastro municipal de Quetzaltenango se construyó allá por 1942 quedaba lejos de todo, pero con los años lo alcanzó la urbanización. Y sus vecinos resienten las carencias de su mal funcionamiento. Entre otros, correntadas de sangre y restos de animales.

Leonel Estrada, técnico del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), lo describe así: el matadero carece de todo: un estudio de impacto ambiental, un dictamen de Salud Pública, una licencia sanitaria extendida por el Ministerio de Agricultura, una planta de tratamiento de sus aguas servidas, y un médico veterinario para verificar el procesamiento de reses y cerdos, manejo de vísceras y desechos sólidos.

Si bien hace 78 años cuando se construyó no se requerían todos estos requisitos, en 2002 se creó un acuerdo gubernativo (411–2002) para regular su funcionamiento. Quetzaltenango no se ha puesto al día desde entonces y por ese motivo le han impuesto multas. En 2016, por ejemplo, el MARN sancionó a la alcaldía con más de Q500 mil.

 

El rastro municipal se construyó en 1942, necesita mejoras o ser trasladado. Foto: MARN.

 

Don't miss out!

¡No te quedes sin enterarte!

Recibe en tu correo nuestro boletín mensual con datos, análisis y fiscalización sobre las alcaldías.

Invalid email address

 

El pasado lunes 30 de noviembre, sobre la 5a. avenida de la zona 5, los vecinos se sorprendieron al ver que su calle de tierra se tiñó de rojo porque el drenaje general del rastro se tapó. Además de malos olores proliferaron las moscas, describió Lidia Leiva, residente del sector.

«Esto ya es lo común», fue la queja de Emilio Maldonado. A la sangre se suman los restos de los animales que procesan en el lugar.

Lucia Preciado, del departamento de drenajes de la comuna quetzalteca, dio a conocer que se trabajaron más de siete horas para destapar el drenaje donde también caen los desechos de los talleres mecánicos.

En 2016, a la administración del exalcalde Luis Grijalva se le recomendó buscar un nuevo espacio para trasladar el matadero, pero esto no sucedió. El actual concejo tampoco ha buscado ninguna solución.

David García, concejal III y presidente de la comisión de abastos y mercados, admitió que conocen los problemas y que la corporación municipal no le ha buscado alguna salida.

Y mientras, Leonel Estrada, el técnico del MARN, recibe las quejas de vecinos acerca del mal manejo del rastro sin mucho por hacer más que multar a la comuna.

 

También puedes leer: En Quetzaltenango, ocho de 24 municipios tratan sus aguas residuales