En Ixcán se vacuna de casa en casa y así aumentan los inmunizados

22 julio 2021

Para llegar a los vecinos de Xalbal se cruza un río y camina durante horas. Por ello, para más cobertura, el personal de Salud inyecta a comunidades enteras a partir de los 18 años.

Vacunación en la aldea San Marcos Rocnimá, Ixcán, 13 de julio de 2021. Foto: dirección de área de Salud de Ixcán

Por Carmen Maldonado Valle

Ixcán, Quiché, tiene cuatro distritos de salud. Uno de ellos es Xalbal, donde desde hace dos semanas el personal de Salud lleva vacunas al hombro para acudir a cada hogar. Allí la estrategia no es seguir los grupos por edad, sino inocular a la mayor cantidad de adultos posible el mismo día.

Xalbal tiene 20 mil 108 habitantes y las comunidades Valle I, II y III, además de la aldea San Lorenzo, son las más alejadas. Hasta el año pasado existía un puente colgante para cruzar por encima del río (del mismo nombre de la comunidad) y así llegar a ellas, pero las tormentas Eta e Iota lo destruyeron y aún no se repara.

Rubidia Matías es enfermera y directora del distrito de Salud. Para llegar a las localidades distantes, dice, se organizan dos equipos de ocho a diez personas, quienes atraviesan el río en lancha. “Al llegar al otro lado nos espera lodo, piedras y un cerro. En algunos lugares no entran vehículos y caminamos hasta tres horas”, describe.

Hasta hace 15 días se inoculaba a los vecinos según los grupos etarios, pero realizar el mismo trayecto en varias ocasiones porque no todos podían vacunarse requería mucho tiempo y recursos, cuenta Matías. Así, el ministerio de Salud habilitó la inmunización comunitaria solo para las áreas rurales menos accesibles.

Desde entonces, los trabajadores tienen termos especiales para transportar los viales a la temperatura necesaria. Según la cartera, para los lugares apartados es común enviar dosis de Moderna, como en este caso, porque son más fáciles de almacenar.

Como explica la directora distrital, en muchos sectores había renuencia ante la prevención de la COVID-19 y no era común que los habitantes asistieran cuando se les citaba en lugares públicos para inyectarse. Ahora, al visitar cada casa, es posible hablar con cada persona para explicar la enfermedad, cómo funciona el fármaco, resolver dudas frecuentes y si hay consentimiento, aplicar el biológico.

Entre los mitos escuchados con mayor frecuencia por el personal en estos sitios están el creer que la dosis provoca infertilidad, enfermedades, la muerte o que envía al infierno porque “contiene la marca de la bestia”, cuenta la enfermera. Quienes muestran más desconfianza no son los ancianos, sino los vecinos de entre 18 y 50 años.

Tras ofrecer las explicaciones necesarias, “en los días malos inoculamos a unas 11 personas, pero casi no pasa porque ahora lo tienen más claro. Hemos llegado a inmunizar a 200 habitantes en la misma jornada”, agrega.

Las visitas, además, sirven para concientizar sobre realizarse hisopados y aclarar los rumores sobre el examen. De ese modo, si se comprueban casos positivos, representantes de Salud acuden al vecindario del enfermo para evaluar a sus vecinos y determinar si hay más personas con el virus.

Al 21 de julio hay 17 contagiados detectados en el lugar. Sobre los vacunados, el puesto indicó que la información aún no se puede ingresar al tablero del ministerio porque se hacen ajustes para habilitar el registro de datos de menores de 40 años. Sin embargo, la institución calcula que ocho de cada diez mayores de 70 años en Xalbal ya tiene al menos la primera dosis.

¿Qué pasa con el casco urbano?

La inmunización comunitaria solo aplica para los sectores remotos, cuyo acceso al fármaco es limitado. En el centro de Ixcán sí se deben respetar los grupos etarios y los vecinos deben desplazarse para buscar la vacuna.

Ojoconmipisto contactó al equipo de promoción del procedimiento en el municipio, hablan de la desconfianza por parte de los pobladores cuando se les ofrece la inyección. Aun así, se tienen reuniones con los líderes locales para resolver las dudas de los vecinos.

Por otro lado, desde hace algunas semanas implementaron una estrategia más efectiva: “Ahora damos ejemplos cercanos. Aquí la gente es muy religiosa, entonces les explicamos cómo alcanzar un buen porcentaje de inmunizados puede contribuir a abrir las iglesias. También ayudará a reabrir las escuelas y eso interesa mucho a los padres”.

Según los salubristas, desde este cambio en el mensaje se ha notado el aumento de visitantes en los puestos de vacunación.

También puedes leer: Salud pagó ya Q107.6 millones a Covax y ha recibido 724 mil dosis

Noticias Relacionadas