A falta de electricidad, las vacunas de la frontera se refrigeran en municipios vecinos

19 julio 2021

Ya pasaron seis meses desde que la electricidad no llega a localidades de Malacatán. Una de ellas es El Carmen y por esa razón no se puede mantener la cadena de frío para los antígenos.

 Puesto de Salud en El Carmen, donde la única marca administrada es AstraZeneca. Foto: Centro de Salud de Malacatán.

Por Carmen Maldonado Valle

En Malacatán, San Marcos, desde enero no cuentan con servicio de energía eléctrica y hasta ahora no se sabe cuándo regresará. Entre disputas sobre quién tiene la culpa, el proceso de vacunación ya empezó y no todos los puestos cuentan con electricidad para refrigerar el fármaco.

Según la oficina de comunicación del ministerio de Salud, hasta el 16 de julio 2 mil 251 personas en el municipio tenían al menos la primera dosis. Allí se ha administrado AstraZeneca y Moderna. La última solo está disponible en el casco urbano de Malacatán, donde sí hay energía eléctrica para mantener la congelación requerida de entre -15°C y -25°C.

AstraZeneca, por otro lado, debe refrigerarse a una temperatura de 2°C a 8°C. Esta sí se aplica en otros sectores de la ciudad. Entre ellos se encuentra el puesto de salud cercano a El Carmen, la frontera con México. “Donde no hay luz y yo lo puedo asegurar porque vivo a una cuadra. En mi casa usamos un generador a gasolina y allí también he visto uno, pero no siempre está encendido”, cuenta Alicia Méndez, del lugar.

Ojoconmipisto se comunicó con el personal de la institución, donde confirmaron que el servicio de eléctricidad aún no regresa y solo se utiliza la máquina en ocasiones excepcionales, para no molestar a los enfermos con el ruido. En ese lugar las personas acuden a diario para inmunizarse, pero deben esperar la llegada de las vacunas.

De acuerdo con los empleados, a falta de electricidad se refrigeran las dosis en el centro de salud de Catarina, ubicado a 16.8 kilómetros. Los frascos viajan todos los días en termos especiales para mantener la temperatura, pero a la fecha no se sabe cuándo volverá el servicio energía eléctrica al lugar para dejar de depender del municipio vecino.

Hace cinco semanas se contactó a Maynor Amézquita, vocero de Energuate, para saber por qué no se restablecía el servicio en 40 comunidades. “Dependemos de la voluntad de las comunidades, quienes deben permitir el acceso de las brigadas para corregir las averías, pero eso significaría también eliminar las conexiones ilegales y no todos están de acuerdo”.

De nuevo se le contacto, y esta vez indicó que la situación no ha cambiado, como no se ha llegado a un consenso con los vecinos aún no hay fecha para resolver el problema. La municipalidad, por su parte, sostiene la postura de no tener relación con este problema y la empresa debe resolverlo.

Como en Malacatán, aunque no durante tanto tiempo, los cortes de energía se dan en todo el país. Por esa razón, Jordán Rodas, el procurador de derechos humanos, presentó un amparo en contra de la Empresa Eléctrica el 14 de julio de 2021. “Estas irregularidades comprometen la capacidad de garantizar la cadena de frío para las vacunas contra COVID-19”, se lee en el documento.

Vacunas contra viento y marea

En Malacatán la dificultad radica en la falta de energía eléctrica y se usan termos para transportar las dosis. En otras comunidades, como en Ixcán, Quiché, se utilizan los mismos recipientes. Allí sí hay energía, pero como los caminos destruidos por las tormentas Eta e Iota, se necesitaban ideas para llevar el biológico a través de un río.

Por esa razón, el área de salud envía los frascos en balsa o a través de canopy para llegar a los sectores Valle II y III. “Hay días donde toca vijar en motocicleta, otros en carro y hoy por medio de una garrucha, para lograr el objetivo de acercar las vacunas”, publicó en su página de Facebook.

Según el alcalde, Antonio Elías Calel, “estamos en el proceso de reparar los caminos y los puentes, pero debemos juntar todos los recursos para terminar el trabajo”. Aún no hay fecha para lograrlo.

Personal del área de Salud lleva las vacunas en balsa a comunidades alejadas en Ixcán. Foto: Área de Salud de Ixcán.

Te recordamos esta nota: Malacatán, allá donde los vecinos no duermen con tal de tener electricidad

Noticias Relacionadas