Villa Nueva recibirá el transporte pesado de San Lucas, pero se arriesga a un caos vehicular

26 abril 2021

Con la construcción del nuevo paso a desnivel, los camiones deben tomar la Cuesta del Zope para llegar a la ciudad de Guatemala, pero esto puede significar que el tránsito se vuelva cada vez más lento.

Camión averiado en la cuesta de Bárcenas el 20 de abril de 2021. Foto: PMT Villa Nueva.

Por Carmen Maldonado Valle

Para instalar un paso a desnivel que en el futuro permita retornar a San Lucas, Sacatepéquez, los dos carriles con destino a la capital estarán cerrados durante siete u ocho semanas. La ruta alterna para el transporte pesado será la Cuesta del Zope que conduce a Villa Nueva, Guatemala.

En días normales, la Policía Municipal de Tránsito registra de cuatro a cinco camiones parados por fallas mecánicas en esa ruta.

Para el transporte liviano y los buses extraurbanos hay ocho rutas alternas, pero el transporta pesado como furgones solo tienen esta. Allí se espera que transiten algunos de los 35 mil vehículos diarios que pasan por el tramo carretero cerrado en San Lucas, según Juan Carlos Aquino, portavoz de la Dirección General de Protección y Seguridad Vial (Provial).

“Los camiones, por su tamaño, deben tomar esa ruta, no creemos que cause mayores inconvenientes porque es una vía recorrida con frecuencia por el transporte pesado para evitar la Roosevelt”, agrega Aquino.

Por otro lado, Jean-Roch Lebeau, urbanista y exdirector de ordenamiento territorial de la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia (Segeplan), explica que a pesar de no existir estudios sobre la cuesta de Bárcenas “es dudosa su capacidad para recibir tantos furgones. No solo es por el peso, sino porque es muy angosta y la pendiente es pronunciada”.

A su criterio, ninguno de los municipios donde se ubican las rutas alternas tiene las capacidades para recibir más vehículos. “Mixco y Villa Nueva ya son ciudades bastante pobladas y eso por lo general implica más vehículos, pero se deberá hacer un esfuerzo durante las próximas semanas”, previene. De hecho, el Instituto Nacional de Estadística (INE) estima que en la primera viven 507 mil 220 personas, mientras en la segunda hay 475 mil 373 habitantes.

Rutas alternas tras el cierre de dos carriles en la carretera a San Lucas. Foto: Provial.

A decir de Hugo Saban, asistente de la dirección de comunicación social del Ministerio de Comunicaciones —entidad a cargo del paso a desnivel—, la cartera se reunió con las alcaldías de los municipios donde están las rutas alternas en febrero de 2021. Entre ellas se encontraba la de Villa Nueva.

“No nos comprometimos a arreglar el asfalto de la cuesta si se arruina por el transporte pesado, pero no hacía falta porque nosotros somos los encargados de mantener a esa vía y lo hemos cumplido”, añade Saban. Con esto concuerda la PMT de Villa Nueva, la cual reconoció que puede haber desorden vehicular, pero para controlarlo se enviará a más policías de tránsito al lugar.

No bastará con el paso a desnivel

Esta obra debía estar lista en 2020, pero no se emitieron las licencias ambientales correspondientes y por ello los trabajos se suspendieron hasta febrero de 2021.

En la nota “El paso a desnivel de San Lucas no alcanzará por sí solo para eliminar atascos”, Ojoconmipisto explicó la necesidad de un plan de ordenamiento territorial para que la construcción cumpla con el propósito de mermar el tránsito en el lugar. Sin embargo, Jean-Roch Lebeau, agrega dos condiciones para lograr su efectividad: estructurar una movilidad libre de automóviles y construir proyectos habitacionales cercanos a las zonas laborales en el país.

Con la primera propone la creación de ciclovías y la coordinación entre las autoridades de distintos municipios para hacer un transporte público conectado. “Donde termine el de una ciudad, estén las paradas de transporte de la siguiente. Esto fomentaría que las personas dejen sus carros en casa y opten por autobuses para moverse fuera de donde viven”.

Respecto a la segunda, “un factor agravante del tráfico es la distancia recorrida entre las viviendas y el lugar de trabajo. Es muy larga porque las personas no viven cerca y se forman cuellos de botella”, agrega. En la zona 9 de Guatemala, por ejemplo, el INE registra que a 2018 solo vivía uno de cada cien capitalinos.

De acuerdo con el urbanista, sin medidas como estas hay probabilidad de que el paso a desnivel solo sea una solución transitoria.

Te recordamos esta nota: El paso a desnivel de San Lucas no alcanzará por sí solo para eliminar atascos

Noticias Relacionadas