Sin turismo no hay ingresos para hacer frente al volcán de Pacaya

12 abril 2021

Antes de la pandemia recibían 185 mil visitantescuyos recursos cubrían emergencias como evacuar a los vecinos. Hoy no cuentan con esos Q300 mil mensuales.

Esta imagen del volcán de Pacaya la publicó la comuna de San Vicente Pacaya desde tempranas horas de este lunes 12 de abril. Foto Facebook municipalidad.

Por Carlos Rigalt

El flujo de material incandescente acercándose a poblados desde al menos hace 15 días, tiene en vilo a los vecinos de San Vicente Pacaya, Escuintla. Si bien el Miércoles Santo y Jueves Santo la situación mejoró, “los ríos de lava cambiaron de dirección y redujeron su velocidad, el Viernes Santo se reactivaron”, según su alcalde, Axel Gonzalez.  Y esa es la tendencia que se observó durante la semana pasada y hasta hoy.

El 3 junio de 2018 el volcán de Fuego soterró en cuestión de horas una comunidad. La mezcla de gases volcánicos, materiales sólidos calientes y aire atrapado, se movió a nivel del suelo a veces tan rápido como 200 kilómetros por hora. Como un río, casi a la velocidad de una corriente de agua.

Con el Pacaya es distinto. Al final de la Semana Santa los flujos avanzaron 25 metros diarios. Respecto a eso también hay discusión: “El Martes Santo se desplazó a 400 metros por día, pero el Lunes Santo 5 de abril bajó (la velocidad) disminuyó a 10 metros diarios”, agregó Carlos Donis, presidente del Consejo Comunitario de Desarrollo de San Miguel Pacaya.

El sábado pasado, según Fidelino Pineda,  primer concejal de la municipalidad de San Vicente Pacaya, la lava continuaba su trayecto y estaba al menos “a ocho cuadras” de la aldea El Rodeo”.

Desconcierto y poca comunicación

A pesar de contar con tecnología que permite monitorear el avance de la lava, la sensación entre los vecinos es de desasosiego al no recibir información oficial de sus autoridades. Si acaso imágenes que los perturban.

El domingo de Pascua circuló en redes sociales un video privado grabado con un dron que sobrevoló el cauce incandescente salido del volcán. “No hay información confiable de parte de las autoridades”, reclama Carlos Salvatierra, vecino del lugar. “La gente no sabe todavía cómo puede prepararse ante el avance del flujo de lava”.

Donis coincide: “la Conred y el Insivumeh dicen que miden con sus aparatos (satelitales) y que la lava se mantiene lejos aún. Pero lo que nosotros vemos en el terreno es distinto”.

El escenario actual, de acuerdo a Salvatierra, es complicado. Las esperanzas están puestas en la maquinaria pesada que desde el sábado 10 de abril intenta construir bordos para desviar los ríos de lava, pero la diferencia entre el trabajo de los tractores y la magnitud de los materiales incandescentes es “descomunal”.

Según Orlando Insteps, del Consejo Local para la Reducción de Desastres, sí existe un plan de evacuación para las aldeas afectadas. “En caso de necesitar el traslado, esperamos recomendaciones del Insivumeh. Nos guiamos por lo que ellos dicten”. Se calculan una 1 mil 500 personas.

Fondos insuficientes

El volcán de Pacaya y sus alrededores constituyen un área protegida bajo la categoría de Parque Nacional. El alcalde Gonzalez comenta que en la época anterior a la pandemia, de su presupuesto proveía fondos suficientes para su cuidado y atender estas emergencias. “Se contaban alrededor de 185 mil turistas al año de los cuales 120 mil eran extranjeros”. Se les cobraba a Q50 por persona, dice.

José Florián, director financiero de la municipalidad, hace cuentas de los Q300 mil mensuales que se percibían, pero desde marzo de 2020 el parque está cerrado. Los fondos que se necesiten deberán ser readecuados del presupuesto de la comuna. Para emergencias como estas “se agarra de dónde sea”, advierte el alcalde. En lo que va de este año, según Guatecompras solo han realizado adquisiciones de menos de Q25 mil.

Donis, el presidente de los cocodes, es escéptico respecto a la ayuda institucional. El presupuesto para las reuniones, como las que sostuvieron el fin de semana antepasado con los comunitarios, sale “de nuestros propios bolsillos”, se queja.

Este es el primer período de Axel Gonzalez como alcalde electo por la Unidad Nacional por la Esperanza.

También puedes leer: Las municipalidades aún no definen su papel en el plan de vacunación

Noticias Relacionadas