Silverio Coxolcá, el pregonero que informa sobre la COVID-19 en Concepción, Sololá

21 abril 2021

Los habitantes no quieren hacerse el hisopado por miedo a contagiarse o porque no creen en la pandemia. También temen vacunarse. La alcaldía acudió a enfermeras y pregoneros para informarlos.

La iglesia de Concepción, Sololá, donde Silverio Coxolcá se para con un megáfono para informar sobre la pandemia. Foto: Google Earth.

Por Carmen Maldonado Valle

A 13 meses de que pandemia alcanzara a Guatemala, en Concepción, Sololá, solo se han confirmado cuatro contagios. Sus vecinos no creen en la COVID-19. La municipalidad lo sabía y por ello necesitaba un voceador para informar a los vecinos. Ese es el trabajo de Silverio Coxolcá.

Coxolcá es encargado de mantenimiento del estadio municipal. Cuando se dio a conocer el primer caso en el país, la comuna buscaba a alguien para difundir información en la calle sobre la enfermedad porque no todos los vecinos tenían redes sociales para ver los mensajes oficiales.

“Yo me ofrecí”, dice el pregonero, quien desde entonces se para todos los días cerca de la iglesia para anunciar desde el megáfono las medidas de prevención, las disposiciones del presidente o la información que le indiquen. “En la mañana la municipalidad me dice qué anunciar, pero si no hay cambios digo lo del día anterior”, continúa.

Silverio Coxolcá va una vez en la mañana y otra en la tarde al mismo sitio, aunque no tiene una hora específica porque depende del tiempo libre que tenga en el estadio. “Lo hago allí porque Concepción es pequeño y las personas pasan por ese lugar sin falta para ir a cualquier lado”, explica. El megáfono y las bocinas son de la alcaldía, entonces instaló una caseta para guardarlos.

No solo él difunde información sobre la pandemia o la vacunación en Concepción. Floridalma Cojuguá, auxiliar de enfermería del puesto de salud, sostiene que ella y sus compañeros informan a los habitantes por qué es importante prevenir el contagio e inmunizarse cuando corresponda. No organizan actividades grupales con frecuencia, pero sí dan estos datos a quienes llegan a consulta.

“Lo difícil es tratar con los líderes comunitarios, porque ellos le dicen a la gente que el coronavirus no existe. Tampoco podemos informar en público porque nos quieren sacar de la comunidad”, añade la auxiliar- A la fecha solo se ha vacunado el personal de salud, nadie más ha querido registrarse.

A decir del alcalde, Pedro Juracán, la comuna difunde datos sobre la inmunización a través de los medios de los que dispone. “La gente sabe que puede registrarse en el palacio municipal, pero hay renuencia a hacerse pruebas y muchos no creen en la pandemia. Sin importar su posición, sí nos encargamos de informarlos. Ellos decidirán si se vacunan”.

Silverio Coxolcá no ha sido amenazado por la comunidad. “Tal vez porque la gente lo reconoce como su vecino y entiende que ese es su trabajo. Con el personal de salud puede pasar porque algunos ven en la televisión los efectos secundarios de la vacuna y piensan que las enfermeras quieren enfermarlos”, añade el alcalde. Con esto concuerda Cojuguá: “La gente nos dice que no se vacunará porque si se mueren nosotros no vamos a responsabilizarnos”.

También en otros municipios

En San Bartolomé Jocotenango, Quiché, se registraron 12 pacientes positivos hasta el 19 de abril de 2021. Allí también hay un pregonero para informar a la gente sobre la pandemia y las vacunas. Pero, no ha sido efectivo, lamenta el alcalde, Joaquín Xotoy, porque no todos los vecinos se acercan a los puestos de salud si presentan síntomas.

“Muchos pasearon en Semana Santa y luego sí se preocuparon por haberse contagiado, entonces por eso hay más gente interesada en la prueba. Esperamos que lo mismo pase con la vacuna”. En efecto, en los días posteriores a la semana mayor, 66 de los 83 tamizajes fueron positivos en el municipio desde marzo de 2020, según el Ministerio de Salud.

Xotoy añade que a la fecha no ha pensado en otro sistema para informar a los habitantes porque acaba de recuperarse de COVID-19. Pero la municipalidad seguirá las indicaciones de Salud para motivar a las personas a inmunizarse.

San José, Escuintla, también contrató en cinco ocasiones a un voceador. Su nombre es Santiago Morales y recorre las calles todos los días para difundir las medidas de prevención a través de un megáfono. También difunde contenido en redes sociales.

Por este servicio ha ganado adjudicaciones por Q122 mil 500, de acuerdo con Guatecompras. Antes del brote de coronavirus fue contratado tres veces y recibió Q72 mil 500 por realizar la misma tarea aunque con otro tipo de anuncios, como actividades municipales, deportivas, entre otras.

Te sugerimos: En Cabricán aumentan los casos de COVID-19, pero no las restricciones para prevenirlos

Noticias Relacionadas