Más mujeres integran Cocodes, pero no todas ocupan los principales cargos

08 marzo 2022

De las cinco entrevistadas, dos son presidentas y tres ocupan puestos de menor jerarquía. Desde sus espacios gestionan los servicios básicos para sus comunidades y piden más capacitaciones.

La Comisión Municipal de la Mujer, integrada por lideres y Cocodes, debe recibir el 0.5 por ciento del presupuesto de la alcaldía. Foto: municipalidad de Escuintla.

Por Isaias Morales

Rocsanda Arriola Pérez yun grupo de vecinos se establecieron en el anexo 1 del asentamiento 6 de agosto, zona 7, de la capital hace 20 años. Es la secretaria del Consejo Comunitario de Desarrollo (Cocode). A su sector le faltan más cursos para educación sexual porque detectan que hay más embarazos en adolescentes.


Eloisa Martínez
es tesorera del Cocode en zona 10 de Mixco. Gestiona proyectos relacionados a salud reproductiva. Su tarea de representar a sus vecinos es compleja pues debe combinarlo con sus labores diarias como el cuidado de sus hijos. Su insistencia es que se realicen más capacitaciones técnicas para los jóvenes y así alejarlos de las pandillas.

Gladys Herrera es vicepresidenta del Cocode Aguilar Hernández de zona 7, San Miguel Petapa. Trabaja en áreas de drenajes, agua y escuelas para sus vecinos. También gestiona ante la municipalidad capacitaciones de cómo elaborar champú y cremas para emprendimientos. lamenta no tener un capital semilla para comenzar sus propios proyectos. “La mujer es muy participativa cuando la dejan, pero no siempre es así”, dice.

Las tres primeras historias tienen en común que las mujeres no siempre ocupan los principales cargos en las directivas de las organizaciones comunitarias. Las entrevistadas coinciden en que hacen falta más fondos y programas enfocados en capacitar al sector que representan para empoderarlas.

Sí bien hay participación femenina en los tres municipios mencionados, en los departamentos fuera del área metropolitana esto no es así.

En Mataquescuintla, Jalapa, el 4 por ciento son mujeres y el 96 por ciento, hombres, entre 520 autoridades comunitarias, según una investigación realizada por la revista Consuri de la Universidad de San Carlos. La mayor parte de las lideresas ocupan cargos de secretaria limitándose a llevar papelería, ordenar registros y redactar actas.

Según el análisis mencionado, la principal razón por la cual ellas participan es para satisfacer necesidades específicas como alimentación, vivienda, salud y educación. En tanto entre las razones para no hacerlo es por exclusión, la falta de oportunidades y la preparación que consideran es limitada.

Don't miss out!

¡No te quedes sin enterarte!

Recibe en tu correo nuestro boletín mensual con datos, análisis y fiscalización sobre las alcaldías.

Invalid email address

A criterio de Meilyn Mejía, representan de Mujeres Transformando el Mundo, hay mayor participación femenina en los Cocodes aunque sea mínima. “Lo hicieron así porque les tocó por las necesidades que tenían. No ha sido una tarea fácil porque viven discriminación. Los partidos políticos no hablan con ellas, sino con los hombres”.

Mejía, quien antes fue integrante del Cocode en el departamento de Guatemala, considera que ocupar esos cargos trae represalias. “Por haber ganado estos espacios hay un castigo y eso se da cuando no las invitan a las reuniones y discuten cuestiones políticas y temas de su interés”, agrega.

Más participación

Uno de los pocos casos donde las mujeres presiden algún Cocode es el de Audelina Díaz López, del asentamiento Maria Teresa Caballeros, sector de la colonia Bethania zona 7. Para llegar a este cargo empezó desde los 16 años a involucrarse en la organización comunitaria, pero se topó con el reto de no ser tomada en serio.

Al principio no fui muy aceptada por la edad. No se tomaba en cuenta mis opiniones. Solo me mandaban a coordinar las visitas de candidatos (a cargos de elección)”, relata. Hoy tiene 46 años y desde un chat con los vecinos coordina los proyectos comunitarios.

Otro caso similar es el de Claudia Gil, presidenta del Cocode de las colonias del sur de la zona 12, en las reuniones participan 38 mujeres y dos hombres. A su criterio esto sucede porque se ha visto que ellas tienen flexibilidad de horarios, pues se reúnen a las 10:00 horas.

Ella también representa a su zona ante el Consejo Municipal de Desarrollo (Comude), una instancia donde se definen los principales proyectos que financia el Consejo Departamental de Desarrollo (Codede). Se centran en educación, salud, saneamiento e infraestructura.

Según el Código Municipal, una vía para que el sector mujeres tenga presupuesto es mediante la Comisión Municipal de la Mujer, integrada por algún representante del concejo municipal, Cocodes, la Dirección Municipal de la Mujer (DMM) y lideresas de sociedad civil.

Esta le corresponde un porcentaje del 0.5 por ciento sobre el total del presupuesto general del Estado. Es la misma proporción que recibe cada una de las restantes ocho comisiones.

Recuerda leer: Direcciones Municipales de la Mujer: las comunas las tienen, pero no saben qué hacer con ellas