San Juan Ostuncalco enfrenta aumento a la canasta básica con crianza de lechones

05 enero 2023

Los precios de la comida subieron y no había señales de su regreso a como eran antes. Para conseguir más dinero, la municipalidad volteó a ver al ganado porcino.

Cerdos entregados a las beneficiarias del proyecto. Foto: municipalidad de San Juan Ostuncalco.

Por Carmen Valle

En febrero de 2022 comenzó la guerra entre Ucrania y Rusia. Según el Programa Mundial de Alimentos (WFP, en inglés) sus consecuencias alcanzaron también a sitios tan lejanos de ellos como Guatemala, donde ocasionaron el alza en los precios de la Canasta Básica Alimentaria (CBA). San Juan Ostuncalco, Quetzaltenango, resintió el impacto y ve en los cerdos una forma de contrarrestarlo.

“La comida está muy cara y necesitábamos generar una herramienta para generar recursos y subsistir así. Por eso se pensó en acudir a la crianza, pues las líderes en las familias la conocen bien y es muy común como principal ingreso”, sostiene María Luisa Luis, presidenta de la Comisión Municipal de la Mujer.

A partir de esto, visitaron las comunidades e identificaron a 136 mujeres con mayor necesidad económica. Para ellas, se solicitaron lechones adaptados para resistir a la alimentación con desperdicios de los hogares o subproductos agrícolas. Estos costaron Q74 mil 800 y el proveedor fue Selvyn Rocael Albarado Jiménez, representante de la agropecuaria El Pilar.

Cada mujer recibió un cerdo. Si le tocó una hembra, la beneficiaria debe utilizarla para la crianza y si era un macho, debe engordarlo, vender la carne y con esos ingresos comprar otros dos lechones. “Se otorgó a quienes adquirieron el compromiso a sabiendas de que serían supervisadas por la alcaldía durante seis meses para verificar el cumplimiento. Estas revisiones se harán una o dos veces al mes”, añade Luis.

Don't miss out!

¡No te quedes sin enterarte!

Recibe en tu correo nuestro boletín mensual con datos, análisis y fiscalización sobre las alcaldías.

Invalid email address

El alimento de estos animales es sostenible pues, como los califica la Unión Europea, son los “héroes del reciclaje”. Pueden comer los desperdicios de los hogares no aptos para consumo humano, pero sí nutritivos para ellos siempre y cuando se hayan cocinado. También son una opción para reducir la pérdida de alimentos.

Aumento de precios en algunos productos de la CBA desde el inicio de la guerra. Foto: WFP.

El impacto de la guerra

San Juan Ostuncalco no es el único afectado por el conflicto entre Rusia y Ucrania, el cual no muestra señales de parar después de diez meses. A nivel nacional, WFP reportó cómo hasta antes de la guerra, Guatemala mandaba a traer 256 mil 889 toneladas anuales de cereales de esos países y representaban más de un tercio de sus importaciones.

Esto decayó a cero a partir de febrero de 2022 y los productos comenzaron a adquirirse en Canadá y Estados Unidos a costos más elevados. A su vez, eso causó el aumento de precios a los consumidores y por lo tanto comprometió la seguridad alimentaria porque no todos tenían la posibilidad de comprarlos al nuevo monto.

“Los agricultores lo resienten aún más porque varios químicos utilizados para fertilizantes, como la urea, se importan de Ucrania. Con la poca disponibilidad, los precios subieron y sus cosechas también encarecieron, entonces no todo el mundo puede o quiere comprar el producto”, explica la investigadora Magaly Arrecis.

En San Juan Ostuncalco el proyecto de cerdos está en fase inicial y tras seis meses se evaluarán los resultados para determinar su impacto. El ejercicio se replica con jóvenes de escasos recursos aunque en menor escala. El ganado para ellos costó Q24 mil 750.

Te recordamos esta nota: Agua, gallinas y vegetales, la fórmula para reducir la desnutrición en Comitancillo