La inmunidad híbrida ante COVID-19 es posible, pero no deberías buscarla

24 enero 2022

Los especialistas no recomiendan relajar las medidas de bioseguridad tras vacunarse, sobre todo con la presencia de ómicron. “Es una ruleta rusa y no sabes si te puede ir mal”, advierten.

En abril de 2021 el sistema de salud se declaró en alerta roja porque se confirmaban 1,600 casos diarios. Este año se confirman 2,000. Foto: diario oficial.

Por Carmen Maldonado Valle

“Yo confío en las vacunas, pero sí quisiera contagiarme para tener más anticuerpos”, dice Julia Santisteban mientras hace fila para administrarse la tercera dosis contra COVID-19. Se refiere a la inmunidad híbrida, el resultado de haber pasado por coronavirus y además haberse inyectado para protegerse de él.

Un estudio realizado en junio de 2021 por el Centro de Investigación de Enfermedades Infecciosas y Vacunas en el Instituto de Inmunología de La Jolla, en Estados Unidos, encontró una mayor respuesta inmunitaria ante la enfermedad en personas con ambas características. En específico, 25 veces mayor en comparación con solo vacunarse y 100 veces mayor en comparación con solo haberse contagiado.

Aun así, de acuerdo con la infectóloga, Alicia Chang, no es una solución efectiva porque aunque los anticuerpos aumentan, esto dura solo unas semanas o quizá meses, pero luego se reducen de nuevo. “No vale la pena”. Además, aunque las vacunas prevengan letalidad al contagiarse, “no se puede descartar y las personas no saben si tienen una predisposición genética que los llevará a agravarse si se enferman incluso cuando ya se vacunaron. Ese riesgo nadie lo debería tomar”.

De hecho, al 19 de enero de 2022, el ministerio de Salud reportó 16 mil 223 fallecidos acumulados a causa del virus. De estos, 645 tenían una dosis del biológico contra COVID-19 y 272 contaban con esquema completo.

La médica compara buscar el contagio con pasarse un semáforo en rojo. “Quizá llegue antes a su destino o tal vez no porque lo chocaron en el camino a causa de una imprudencia. Es la misma probabilidad”, dice. Tampoco ve conveniente tratar de enfermarse porque es posible tener personas inmunocomprometidas alrededor cuyo potencial de gravedad es mayor si se infectan.

Por otro lado, el epidemiólogo Erwin Calgua, advierte de otro riesgo para quienes se contagian incluso después de inmunizarse: el COVID persistente. Se trata de una afección por la cual los pacientes continúan con síntomas de la enfermedad semanas o meses después de infectarse.

Don't miss out!

¡No te quedes sin enterarte!

Recibe en tu correo nuestro boletín mensual con datos, análisis y fiscalización sobre las alcaldías.

Invalid email address

“No hay evidencia científica donde se establezca la inmunidad a este padecimiento tras haberse vacunado. En algunos persiste la tos, la dificultad para respirar o incluso para comer”, afirma Calgua. “La gente piensa en la infección como algo leve ahora, pero porque no ve lo que vemos nosotros en los hospitales: gente, sobre todo inmunocomprometida, cuyo caso se agrava en cuestión de horas”, agrega.

El riesgo de ómicron

Chang y Calgua recomiendan a los pacientes hacer todo lo posible por no contagiarse incluso si están vacunados. Además, los animan a protegerse con la dosis de refuerzo tras cinco meses de completar su esquema porque la variante ómicron “tiene una capacidad de transmitirse tan grande como la del sarampión”, asegura Calgua.

En Guatemala, Salud reporta un promedio de 2 mil contagios diarios y presenta una positividad de 13 a 22 por ciento desde la tercera semana de diciembre. La cartera lo atribuye a la presencia de ómicron en el país, porque un infectado tiene la capacidad para transmitir la enfermedad a otras diez personas y el período de incubación es más corto.

A decir de Chang, esto significa un pico en los porcentajes de positividad y un inconveniente de infectarse en este contexto es la posibilidad de escasez de recursos para atender a los enfermos, incluso si se tratan en casa.

El año pasado, explica, junto al aumento de casos ocurrió una disminución de existencias de oxígeno. “Las personas no podían respirar y los hospitales se saturaron. Buscar deliberadamente la inmunidad híbrida también puede significar arriesgarnos a no tener recursos para ser atendidos si se agrava nuestro caso”, insiste.

Según el ministerio de Salud, la red hospitalaria habilitará 1 mil 638 camas más para atender a pacientes con diagnóstico moderado de COVID-19 y otras 609 para quienes se encuentren en estado crítico. Aun así, sugiere a la población seguir los protocolos de prevención para evitar complicaciones en su salud.

Te sugerimos: #20MinutosCon Mario Melgar, los “sí y no” para prevenir contagios al volver a clases