Estas son las responsabilidades de las comunas para apoyar en prevenir la COVID-19

30 marzo 2020

Los gobiernos locales deben concentrarse en cumplir sus obligaciones, una de ellas proveer de agua y saneamiento a todos sus vecinos.

La primera responsabilidad de las municipalidades es que todos sus vecinos estén abastecidos de agua durante la crisis. Foto: Municipalidad de Retalhuleu.

 

Por José Pablo del Águila

 

Las alcaldías son clave en la prevención de la COVID-19. A través de sus policías municipales y de la prestación de servicios ayudan a los vecinos a cumplir con la cuarentena y las medidas de higiene.

Lucrecia Hernández Mack, diputada y exministra de Salud, afirma que las comunas deben cumplir con su obligación legal de proveer agua potable y saneamiento a todos los vecinos para que puedan permanecer en sus casas sin problema de abastecimiento.

Considera que no es el momento para que las corporaciones ediles abran sus propias clínicas y atiendan a pacientes con síntomas. De esa tarea debe encargarse el ministerio de Salud. Sin embargo, sí pudieran apoyar con la contratación de personal médico o con instalaciones municipales si esa cartera se los requiere.

Esta crisis también perjudicará las finanzas de las corporaciones ediles, ya que muchos vecinos percibirán menos ingresos y no podrán pagar impuestos municipales. Por ello, es necesario que las comunas sean prudentes con los gastos y eviten realizar obras que no estén relacionadas con la asistencia comunitaria, opina Karin Slowing, extitular de la Secretaría General de Programación (Segeplan).

“La gente necesitará apoyo inmediato. El presupuesto municipal hay que reorientarlo. La municipalidad debe asegurarse, por ejemplo, de que las personas tengan cómo almacenar agua en condiciones seguras o si hay que comprar cisternas. El dinero de este año se va a ir en cosas que resuelvan de inmediato”, indica Slowing.

Don't miss out!

¡No te quedes sin enterarte!

Recibe en tu correo nuestro boletín mensual con datos, análisis y fiscalización sobre las alcaldías.

Invalid email address

Rony Linares, analista en temas municipales, agrega que las comunas deben destinar sus policías municipales de tránsito (PMT) para controlar que ningún vehículo transite fuera del horario de cuarentena.

Además, los funcionarios de las alcaldías deben trabajar de forma coordinada con la Policía Nacional Civil (PNC) para que ningún mercado cantonal esté abierto después de mediodía, tal como lo ordenó el Ejecutivo.

 

Compras innecesarias

La Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS) recomienda que el uso de la mascarilla no sea generalizado. Únicamente deben portarlas las personas con estornudos o tos o el personal de salud que trata a pacientes con COVID-19.

A pesar de ello, hasta la fecha hay cuatro municipalidades que ya compraron por excepción mascarillas para personal municipal sin síntomas y para repartir en la población. Estas son:

  • Ipala, Chiquimula: compró 1,380 mascarillas a Q69 mil (NOG 12265055)

  • San Marcos, San Marcos: 1,000 mascarillas a Q2 mil 500 (NOG 12321389)

  • Amatitlán, Guatemala: 465 mascarillas a Q4 mil 827.50 (NOG 12322210 y 12321842)

  • Villa Nueva, Guatemala: 50,300 mascarillas a Q433 mil (NOG 12295329

Otro caso es el de Guastatoya, El Progreso. La comuna no incurrió en gastos, pero repartió a sus vecinos alrededor de 50 mil mascarillas, según contó el alcalde. Para epidemiólogos sería más conveniente que las done al ministerio de Salud.

Otras alcaldías también tienen concursos abiertos para comprar mascarillas, pero aún no adjudican. Se trata de Taxisco, Santa Rosa; Chuarrancho, Guatemala; Retalhuleu, Retalhuelu y San Lucas Sacatepéquez.