ESAVI: reportar reacciones adversas tras vacunarse beneficia a todo el país

10 enero 2022

En promedio, Salud recibió 542 reportes mensuales de efectos secundarios tras inmunizarse contra COVID-19. Además de aliviar los síntomas, notificarlo impacta en la salud de los demás ciudadanos.

Fila para obtener la tercera dosis contra COVID-19 en Guatemala. Solo se ha reportado un ESAVI tras recibir el refuerzo. Foto: ministerio de Salud.

Por Carmen Maldonado Valle

La vacunación contra el coronavirus lleva diez meses en marcha en Guatemala. Desde entonces, el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) ha sido notificado de 5 mil 420 personas con síntomas adversos después de recibir alguna dosis del biológico. El 98.9 por ciento de los casos no era grave.

Cuando una persona presenta efectos secundarios tras inmunizarse contra la COVID-19 o algún otro fármaco y lo dice ante el MSPAS, este llena una ficha de vigilancia de Eventos Supuestamente Atribuibles a la Vacunación o Inmunización (ESAVI). “Necesitamos mantener un registro detallado cuando esto sucede para saber qué se asocia a la administración de un fármaco y así medicar de forma adecuada según las características de cada paciente”, sostiene la jefatura de prensa de la cartera.

El efecto inmediato de notificar estos eventos es aliviar los síntomas del afectado y evitar que empeoren, indica la infectóloga, Iris Cazali, pero también hay un beneficio mayor: “Las vacunas son relativamente nuevas y cada dato contribuye a saber, por ejemplo, en qué grupo etario hay mayor prevalencia de reacciones con cierta marca, entonces se podría sugerir otra o prepararse con algún tratamiento para aliviar las reacciones con rapidez”.

Además, señala la médica, los reportes impactan en la salud de todo el país porque el aviso de una persona ahora generará un antecedente que ayudará a pacientes futuros con las mismas dolencias. Entre las más usuales, la Organización Mundial de la Salud (OMS/OPS) menciona la fiebre, diarrea, cansancio, dolores de cabeza, entre otras.

“Mucho de lo que sabemos ahora sobre cualquier vacuna o medicina se debe a reportes de pacientes. Ayuda a regular dosis para el futuro, saber a qué edades es recomendable administrarlas o, en algunos casos, a mejorar la fórmula”, agrega Cazali.

En Guatemala, siete de cada diez ESAVI se presentaron tras la administración de la primera dosis del biológico contra el coronavirus y el resto, tras la segunda, según el tablero del MSPAS. De todos los casos, 57 fueron graves pero a la fecha solo se ha encontrado consistencia con la vacunación en siete de ellos.

A decir del Comité de Evaluación de Reacciones Adversas Serias a la Vacunación (CERASV), dos de quienes presentaron los síntomas graves donde sí se determinó la relación con el biológico fueron hombres de 50 y 36 años, respectivamente, y están recuperados. El primero tuvo anafilaxia (reacción fuerte a un químico) y el segundo, tenosinovitis (inflamación en el revestimiento de un tendón).

Las cinco reacciones graves restantes se dieron en mujeres de 18, 29, 38 y 41 años. Tres de ellas tuvieron crisis de ansiedad y se recuperaron. Otra desarrolló inflamación de una sección de la médula espinal y una más, reacción cutánea seria. Las últimas también se sobrepusieron, aunque aún tienen secuelas y por eso se evalúa si tendrán una compensación por parte del Estado.

Los posibles casos donde sea necesaria una prestación a personas afectadas tras la inmunización están contemplados por el MSPAS. Para ello hay un presupuesto de Q20 millones.

Cómo notificar un ESAVI

El protocolo inicia al acudir al centro de vacunación donde la persona recibió la dosis y allí se definirá qué centro asistencial le dará seguimiento. Tras ello, el personal de salud examinará al paciente y llenará una ficha de vigilancia con todos los datos alrededor del evento y el cuadro médico de la persona.

También se pedirá al afectado el lote de la dosis recibida y fecha de la inyección. Esta información está disponible en el sitio web del MSPAS. “No se debe esperar, sino reportar los efectos en cuanto ocurran. Así se podrá aliviar al paciente con prontitud y evitar una posible agravación”, insiste el epidemiólogo, Erwin Calgua.

A decir del CERASV, el comité, cinco de cada diez ESAVI registrados fueron reacciones locales, como enrojecimiento o hinchazón en el área donde se administró el biológico. Dos fueron por dolores de cabeza, uno por fiebre y el resto por mareos, vómitos, diarrea o sarpullido.

El grupo de edad con más eventos adversos reportados fue el de 18 a 29 años, con 2 mil 45. Le sigue el de 30 a 39 años, con 1 mil 521. De cada 100 casos, 72 se dieron en mujeres. A la fecha no se ha notificado ninguno en menores de edad.

Además, la semana con más ESAVI fue la del 8 de marzo de 2021, cuando se reportaron 686 leves y seis graves, según el CERASV.

A decir de la cartera, estos datos sirven para vigilancia en el país y no se envían a organismos internacionales, pero están disponibles para investigaciones o para quien los necesite. Los únicos ESAVI que se envían a la OMS son los relacionados con Sputnik V, debido a la vigilancia realizada respecto a esa marca.

También puedes leer: Tienes 702 opciones de laboratorios para hacerte una prueba de COVID-19

Noticias Relacionadas