En San Diego llovió poco y la alcaldía pagará por la falta de cultivos

17 junio 2022

Los vecinos tienen hambre porque no tuvieron cosecha este año. ¿La razón? No había suficiente agua para regar la siembra.

Cultivo de frijol dañado por la sequía en San Diego. Foto: Facebook / Jeremías Santiago.

Por Carmen Maldonado Valle

Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), la degradación del suelo y la sequía afectan a 1 mil 500 millones de personas a nivel mundial. Guatemala no está fuera de este problema, porque en 2021 al menos 21 mil 562 familias de Zacapa perdieron sus cosechas por no tener suficiente agua para regarlas, reporta el Centro de Operaciones de Emergencia en el departamento.

De esas 21.5 mil familias, 1 mil 805 pertenecen a San Diego, Zacapa, donde a lo largo del año no llovió por temporadas de cuatro semanas o más. Esto llevó a la pérdida de cultivos y la inseguridad alimentaria de los vecinos, y por ello, tres de los cuatro concursos hechos por la municipalidad este año planean adquirir granos básicos para alimentar a la gente.

“En San Diego imperó la sequía durante gran parte del año pasado. Casi no llovió y hubo pérdida total de las cosechas de maíz y frijol”, se lee en el acta 20-2022 del concejo. Estas son las principales siembras en el municipio y las familias subsisten a partir de consumirlas o venderlas para tener ingresos.

San Diego no solo produce estos granos para comercio local, sino también a nivel interdepartamental, determinó una investigación de la Universidad Rafael Landívar. Seis de cada 100 quintales de maíz en Zacapa provienen de ese municipio y después de la cabecera, es la segunda ciudad con más sembradíos de frijol (18 de cada 100 quintales en el departamento).

Al no tener cosecha a causa de la falta de lluvia, la municipalidad comprará 2 mil 200 arrobas de frijol y 2 mil 200 quintales de maíz. A decir del personal de comunicación, se entregarán a las familias afectadas pues al no tener alimento ni productos para vender, se acabaron también sus reservas de granos básicos.

No tener ingresos también les generó dificultades para sobreponerse este año con una nueva siembra, porque no todos pudieron adquirir los productos necesarios para preparar la tierra. Por eso, la alcaldía también comprará 2 mil 200 sacos de fertilizante para las familias.

“Tener frijol y maíz puede tardar de cuatro a cinco meses, pero para sobrevivir las plantaciones necesitan mucha agua y por eso dependemos de la lluvia. Pasan meses enteros sin una gota”, explica Dany Galdámez, uno de los agricultores afectados. Para él, los cultivos más difíciles de cosechar son el maíz amarillo y el frijol rojo, porque se dan de julio a septiembre y los primeros dos meses ocurre la canícula.

“Varias familias se han ido porque aquí cada vez hay más calor y eso indica que las cosas no van a mejorar. No es nuestra primera vez con granos perdidos, pero sí ha sido la peor”, añade.

Los eventos de la alcaldía aún no se adjudican, pero cada uno ha recibido una oferta. El del frijol, por Q337 mil 700; el del maíz, por Q583 mil; y el del fertilizante, por Q499 mil 400. Las primeras dos las presentó Alimentos Los Conacastes y la tercera, Servicio Agrícola Santa Rosalía.

San Diego no es la única ciudad impactada por las sequías y el cambio climático en Guatemala, pues hay otras 45 pertenecientes al corredor seco con dificultades de este tipo. Estas pertenecen a Quiché, Baja Verapaz, El Progreso, Guatemala, Zacapa, Chiquimula, Jalapa y Jutiapa. En 2021, por ejemplo, Ojoconmipisto reportó sobre San Pedro Jocopilas en Quiché, donde la comuna invirtió Q404 mil en tinacos para almacenar lluvia porque durante el verano los habitantes no tenían con qué regar la siembra o dar de beber al ganado.

Para combatir esta situación, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) recomienda incentivar el cultivo de especies con menos necesidad de líquidos para fructificar, evitar la contaminación, tratar los residuos líquidos y sólidos, y procurar usar en varias actividades los recursos no destinados a consumo. Como ejemplo recomienda usar el agua con menos calidad para descargar el inodoro.

Si no se comienzan a desarrollar estas prácticas, la entidad advierte sobre un posible aumento de la escasez de agua, las enfermedades relacionadas con la falta de acceso a este recurso y la pobreza.

Ejemplos de prácticas de adaptación al cambio climático. Foto: Universidad Rafael Landívar.

Te sugerimos leer: Según Guatecompras, 23 comunas dedican Q466 mil mensuales a combatir la desnutrición

Noticias Relacionadas