«Hoy no circula», ¿una posibilidad para la ciudad?

22 junio 2020

Esta medida funciona en lugares donde las personas tienen otras alternativas al carro para movilizarse, como la bicicleta o un transporte público seguro y eficiente, apuntan expertos.

Esta semana continúa la disposición de movilidad según la terminación de número par o impar de la placa. Foto: Facebook municipalidad de Guatemala.

 

Por José Pablo del Águila

 

Hace una semana cobró vigencia la medida presidencial de restringir la circulación de vehículos según el último número de la placa. La disposición tiene la finalidad de prevenir la propagación del COVID-19 y aplica para Guatemala, El Progreso, Sacatepéquez y San Marcos, donde el índice de la epidemia en relación al número de habitantes alarmó al Gobierno.

Desde el punto de vista sanitario, la medida podría provocar que más personas viajen acompañadas y ser contraproducente para el distanciamiento social, advirtieron actores médicos, entre estos la Asociación Guatemalteca de Enfermedades Infecciosas (AGEI).

Por otro lado, si la medida se llegase extender como una estrategia para mitigar el tráfico más allá de lo que dure la epidemia, los resultados podrían ser contraproducentes, advierte Enrique Godoy, experto en urbanismo y exconcejal de la municipalidad de Guatemala entre 2000 y 2008.

Considera que estas restricciones funcionan en países donde las personas tienen otras alternativas para movilizarse, como un transporte seguro o infraestructura vial para transportarse en bicicletas.

“En México, por ejemplo, alrededor del 75 por ciento de las personas se mueven en un tipo de transporte que no es carro. Esta medida (la restricción de placas) funciona como paliativa temporal mientras se cambia modo de transportarse”, advierte Godoy.

 

Don't miss out!

¡No te quedes sin enterarte!

Recibe en tu correo nuestro boletín mensual con datos, análisis y fiscalización sobre las alcaldías.

Invalid email address

También puedes leer: La pandemia propicia discusión para ampliar la red de ciclovías en la ciudad

 

Esta primera semana, la medida ha logrado disminuir la cantidad de vehículos en las calles porque hay sectores como el educativo, que representa el 25 por ciento del tráfico en la ciudad, está detenido, concluye el entrevistado.

Eduardo Velásquez, profesor titular del Centro de Estudios Urbanos (Ceur), de la Universidad de San Carlos de Guatemala, considera que a largo plazo las personas podrían comprar carros rodados en mal estado con placas a su conveniencia. Esto por la falta de alternativas de transporte.

“Esta medida funciona en ciudades donde hay más opciones de movilidad, donde la gente tiene conciencia que usar el carro contamina y hay una mayor educación”, dice.

Al consultar con la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia, se informó que la restricción de placas se planteó con la única finalidad de limitar la movilización de personas donde hay brotes de COVID-19 y negaron que se planee extender la medida más allá de la epidemia.

 

También puedes leer: El número de casos activos no fue el único motivo para restringir la movilidad