Alcaldías cierran el año con Q8.4 millones en remodelaciones de edificios

29 diciembre 2020

Salones comunales, palacios municipales, jardines, capillas y muros perimetrales fueron la prioridad durante los últimos tres meses del año.

Capilla remodelada en el cementerio de Almolonga, Quetzaltenango. Crédito: Municipalidad de Almolonga.

 

Por Carmen Maldonado Valle

 

Cuando se elige a un alcalde se piensa en una persona que administrará y gestionará todo lo relacionado con el buen funcionamiento de un municipio. Invierte en carreteras, drenajes, escuelas y bueno, a partir de octubre de 2020, en remodelaciones de edificios municipales valoradas en Q8 millones 477 mil.

El 26 de octubre, la municipalidad de Almolonga, Quetzaltenango, invirtió Q89 mil 896 para remodelar el segundo nivel del palacio municipal. No era necesario arreglar el primero porque en febrero gastó otros Q89 mil 435 para instalar tablayeso, cambiar el piso y el techo, colocar azulejo en los baños y mejorar la iluminación.

La constructora Santa Cruz, representada por  , fue la responsable de las modificaciones al segundo piso del palacio. Trabaja para el Estado desde 2019 y ha ganado Q2 millones 519 mil 877 en obra pública. Durante este año estuvo a cargo de seis proyectos de la municipalidad de Almolonga, valorados en Q415 mil 638.

El portal Guatecompras indica que la empresa ha ganado varios concursos el mismo día con las instituciones gubernamentales con las que trabaja: el 13 de enero obtuvo tres adjudicaciones con la municipalidad de San Martín Sacatepéquez; el 27 de abril, tres con la municipalidad de Almolonga; el 10 de noviembre, dos con la municipalidad de El Asintal, y el 20 de noviembre, dos con el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social.

El mismo día en el que se le adjudicó el remozamiento del segundo piso del palacio, también ganó el concurso para remodelar la capilla y la entrada del cementerio municipal. Esto costó Q89 mil 956 y según el video publicado en la página de Facebook de la comuna, el alcalde, Óscar Gonón, organizó una ceremonia para inaugurar el trabajo terminado el 1 de noviembre, cinco días después de la adjudicación.

Gonón se negó a ofrecer declaraciones sobre el tema y explicó que únicamente hablaría si se le visita en el edificio municipal.

 

El alcalde Lic. Oscar Gonón Nimatuj junto a su honorable Concejo Municipal, Inauguraron el proyecto remozamiento y…

Publicado por Municipalidad de Almolonga 2020-2024 en Martes, 27 de octubre de 2020

 

El 9 de noviembre, la municipalidad de San Rafael Pie de la Cuesta, San Marcos, gastó Q179 mil en mejorar el palacio municipal con pisos y puertas nuevas, iluminación, muebles, reemplazo de ventanas, repello, demolición de un muro e instalación de columnas. La boleta del Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP) aclara que es “necesario” el trabajo porque “la municipalidad es un centro de importancia para el gobierno local y es el eje de desarrollo de San Rafael Pie de la Cuesta. Se deberá de satisfacer las necesidades del personal administrativo y la demanda de la población que hace uso del servicio”.

El mismo día, la alcaldía de Amatitlán, Guatemala, adjudicó la ampliación del segundo nivel del edificio municipal, con un costo de Q594 mil 862 porque había goteras, se filtraba el polvo y el espacio era insuficiente, según el requerimiento elaborado por la gerencia municipal.

Una semana más tarde, las municipalidades de San Marcos y San Pedro Yepocapa, Chimaltenango, invirtieron Q179 mil 145 en pintura para sus edificios municipales. La última pintó el estadio, además de los muros, piscinas, baños, pasamanos y el parqueo del turicentro “El Nacimiento”.

A pesar de que este no está en uso a causa de las restricciones para prevenir el contagio de COVID-19, Bernabé Ajín Vicente, alcalde de San Pedro Yepocapa, dijo que el trabajo se priorizó porque el turicentro genera ingresos para la Municipalidad. Agregó que el objetivo era cubrir la “necesidad de darle una mejora en el servicio a los vecinos del municipio, así como a todas las personas de otros lugares que visitan el lugar”.

Once días más tarde, la alcaldía de Chinique, Quiché, contrató a Manuel Monge para hacer un estudio de suelo y los planos arquitectónicos para comenzar a construir las nuevas oficinas de la municipalidad. Monge se encarga de obras públicas desde 2009, y este año ganó Q949 mil 251 por la supervisión del mantenimiento a la red vial además de este estudio, por el que cobró Q89 mil 800.

Wilfran Pérez, secretario municipal, calificó el gasto como “indispensable”. “Tan importante proyecto (…) será ejecutado de forma multianual, debido a la magnitud de la obra y las limitaciones presupuestarias”, añadió.

El 1 de diciembre, por otro lado, la comuna de Tejutla, San Marcos, pagó Q439 mil 250 para ampliar el edificio de archivo y administración financiera. Según la boleta de SNIP, el crecimiento poblacional provocó que las personas se aglomeren en el edificio actual. “Esto provoca malestar e incomodidad en la atención a las personas. Los archivos municipales se encuentran en lugares inadecuados y trae como consecuencia el desorden en el manejo de la información”, se explica en el documento.

La semana del 4 al 11 de diciembre fue la que más adjudicaciones tuvo en cuanto a edificios de este tipo. El 4 de diciembre, la alcaldía de Tecpán, Chimaltenango, gastó Q89 mil 775 en barandas nuevas para el parque central. La comuna de Santa Lucía Utatlán, Sololá, también invirtió en la estética del casco urbano y por eso gastó Q64 mil 844 para pintar el palacio municipal.

En San Jerónimo, Baja Verapaz, mientras tanto, se invirtió en el mejoramiento de las áreas para practicar deportes. Fue uno de los municipios más afectados por las tormentas Iota y Eta, con viviendas derrumbadas y problemas en el alumbrado público. Tras dos semanas para recuperarse de los estragos de la lluvia, se adjudicó el concurso de Q680 mil que promete un parque con adoquín decorativo, un nuevo parqueo, rampas, pérgolas, faroles, kioscos y 18 reflectores.

La directora de planificación, Samanta Salvador, explicó que el parque “será en beneficio de la población en general” porque brindará espacios recreativos para que los habitantes puedan divertirse, además de que se realizarán actividades deportivas en él.

Don't miss out!

¡No te quedes sin enterarte!

Recibe en tu correo nuestro boletín mensual con datos, análisis y fiscalización sobre las alcaldías.

Invalid email address

 

Vivienda derrumbada en San Jerónimo, Baja Verapaz, tras la tormenta Eta. Crédito: Facebook Iglesia «Lluvia de bendición».

 

El 7 de diciembre, mientras se vendían piñatas rojas y muchos quemaban volcancitos, la alcaldía de Antigua Guatemala, Sacatepéquez, invirtió Q85 mil 790 para remodelar las oficinas del palacio del ayuntamiento, ubicado a un costado de la catedral. La compra de materiales no solo se llevó a cabo allí, porque también en San Andrés, Petén, compraron 1 mil 200 sacos de cemento para construir el edificio municipal. Estos costaron Q89 mil 400 y se utilizarán en 2021.

A 403 kilómetros de allí, la municipalidad de El Jícaro, El Progreso, otorgó el concurso para mejorar el parque de la aldea “Las Anonas” por Q749 mil 100. Este contará con monumentos, canchas y una concha acústica para cuando sea posible realizar eventos masivos.

Para el alcalde, José Mejía, el parque se construye por razones de salud, porque “la precaria estimulación del quehacer físico y la poca importancia a la recreación y la cultura, repercute en problemas de salud de las personas especialmente en casos de obesidad y problemas cardiovasculares”. A su criterio, también ayudará a erradicar la delincuencia “y la vagancia” porque los jóvenes podrán aprovechar el tiempo en actividades deportivas.

El 10 de diciembre, en Comapa, Jutiapa, la alcaldía adjudicó la construcción de un muro y la jardinización del palacio municipal por un valor de Q89 mil 500. El alcalde, según el acta de sesión 51-2020 dijo ante el resto del concejo municipal que esta obra se debe realizar por “el mal estado (en) que se encuentra el acceso y los alrededores del edificio municipal” y porque “con los vientos que se avecinan, producen contaminación al ambiente y la salud”, así que se debe tener protección.

La tarea quedó a cargo de Adín Peña, representante de la constructora AZ, que presentó la oferta más costosa. Empezó a trabajar para el Estado en 2020 y el único lugar para el que ha hecho obras es la municipalidad de Comapa. Con este concurso, lo facturado ascienden a Q114 mil 133.

 

Palacio municipal de Comapa, donde se harán arreglos por Q89 mil. Crédito: Facebook Municipalidad de Comapa.

 

Si fuéramos millonarios

Las alcaldías de San Francisco el Alto, San Agustín Acasaguastlán, San Marcos, San Pedro Sacatepéquez y Palencia gastaron Q4 millones 966 mil 698 en la construcción y ampliación de sus edificios.

El 6 de noviembre, la municipalidad de Palencia, Guatemala, gastó Q849 mil 398 en el mejoramiento del palacio municipal. En la boleta de SNIP, la comuna expuso que “el edificio municipal forma parte del equipamiento del municipio, ya que aquí la mayoría de los vecinos acude a realizar diferentes gestiones, por lo que es necesario que se cuente con las condiciones adecuadas, tanto para los trabajadores como para la atención al público.

La obra se pagará por completo con fondos de la municipalidad y se hizo a requerimiento de Amílcar Pérez, director de recursos humanos. Él explicó que se debe remodelar el edificio para que los empleados tengan un lugar adecuado para realizar sus labores.

El 26 de noviembre y el 11 de diciembre, las municipalidades de San Pedro Sacatepéquez y San Marcos adjudicaron dos concursos para construir salones comunales. El primero tendrá un costo de Q918 mil 650 y se ubicará en la aldea “Cantel”. La boleta de SNIP justifica el proyecto como algo “necesario para la descentralización (…) y el desarrollo económico local”.

El segundo tiene un valor de Q999 mil 850 y es para la aldea “San José las Islas”. La construcción medirá 322 metros cuadrados y tendrá dos pisos: el primer nivel se usará como mercado para los vecinos, mientras que el segundo será el salón para reuniones.

El presidente del consejo comunitario de desarrollo (cocode), David De León, afirmó que desde el terremoto de 2012, el salón de usos múltiples que tenían quedó con daños estructurales y, al ser el único con el que contaba la aldea, se quedaron sin un lugar para reuniones. “Desde entonces siempre se ha tenido como prioridad la construcción de un nuevo edificio comunal”, aseveró.

Para el alcalde de San Agustín Acasaguastlán, El Progreso, René Amílcar Marroquín, mejorar el palacio municipal también es una prioridad porque “la administración municipal tiene como objetivo mejorar la comunicación con la población”. A su criterio, “esto va a requerir que se lleven a cabo reuniones y mesas de trabajo, y por eso las instalaciones del edificio municipal deben estar en óptimas condiciones para brindar una buena atención a los vecinos”. Así, los trabajos para mejorarlo costarán Q899 mil 800.

Por otro lado, la adjudicación más onerosa estuvo a cargo de la comuna de San Francisco el Alto, Totonicapán, que por Q1 millón 299 mil ampliará el salón de usos múltiples del barrio Chuisiguán. Los representantes del cocode enviaron una carta el 20 de noviembre al alcalde, Antonio Álvarez, para que aprobara la obra porque “nuestro barrio sufre por no tener un salón comunal”.

El responsable de la ampliación es Francisco Cardona, que en los 15 años en los que ha trabajado para el Estado ha ganado Q38 millones 656 mil. En 2020, la comuna de San Francisco el Alto le otorgó otros cuatro concursos, valorados en Q1 millón 808 mil, en los que él fue el único oferente.

 

Para recibir bien la Navidad

Las fiestas decembrinas no solo requerían palacios municipales impecables, sino también los gastos que vienen con las celebraciones. Por ello, la municipalidad de Santa Lucía Cotzumalguapa, Escuintla, al igual que durante otros años, gastó Q89 mil 100 en 900 canastas navideñas para los empleados y cocodes.

Otra comuna que quería decorar era la de Patzicía, Chimaltenango, que adquirió un árbol navideño artificial por Q88 mil, que incluye las bombas para decorarlo y la estrella navideña que adorna la punta. Al inaugurarlo, Joel Esquit, explicó que se instalaron los ornamentos “para celebrar el nacimiento de Jesucristo”. También invitó a la población a no hacer nada en contra del árbol “porque es de todos. Este árbol es Patzicía”.

 

La alcaldía de Ocós, San Marcos, también quiso celebrar con la compra de 1 mil 800 guirnaldas para decorar el árbol navideño, que costaron Q89 mil 650. Lisandro Maldonado, encargado de la oficina de cultura y deportes, dijo que debían comprarse “para que los habitantes del municipio de Ocós puedan disfrutar de las fiestas de fin de año”.

Mientras llegan las fiestas, la compras de la últimas tres alcaldías acumularon Q266 mil 750 en gastos municipales.