Alcaldesa de Parramos, Chimaltenango, desaforó a cuatro miembros de su concejo 

30 noviembre 2020

El 31 de julio destituyó a dos concejales y un síndico de su cargo. En octubre declaró vacante otra concejalía. Ahora buscan volver a sus puestos y declarar ilegales las decisiones de la corporación desde su desafuero.

Este es el primer periodo de la alcaldesa Alicia Méndez González al frente de la comuna, ganó con el partido Podemos. Foto: captura de pantalla video Facebook municipalidad de Parramos.

 

Por Jhonny Anona

 

Alicia Méndez González, alcaldesa de Parramos, Chimaltenango, desaforó a tres miembros de su concejo municipal por “inasistencia sin causa justificada” al no firmar las actas número 32-2020 a la 36-2020, fundamentó.

Ellos son:

  • Joel Oseas Cujcuy Calán, Concejal I, de Podemos, el partido de la jefa edil.

  • Begin Isaí López Maldonado, Concejal III, de Vamos.

  • Eleodoro Gutiérrez Quic, Síndico I, de Podemos.

Aunque se les desconoció, intentaron ingresar a las sesiones de concejo, pero la alcaldesa mandó a oficiales de la Policía Municipal (PM) para impedir su entrada a la municipalidad.

El 2 de octubre también declaró vacante el cargo de concejal IV que ocupaba Ana Lucía Pac Xoquic, de Prosperidad Ciudadana. Esta vez porque Pac no estuvo de acuerdo con el corrimiento de puestos del concejo, decisión que corresponde al Tribunal Supremo Electoral (TSE), dijo. Ella tomaría el cargo de concejal II. El TSE argumenta que esa tarea le corresponde a la municipalidad.

El municipio de 19 mil 693 habitantes, se compone de un concejo municipal de siete integrantes: La alcaldesa, cuatro concejales y dos síndicos, que ahora se redujo a tres.

Se contactó a la alcaldesa por llamadas y mensajes, y aunque al inicio mostró disposición, después ya no respondió. Ojoconmipisto la buscó en su despacho, pero no se encontraba. Se pidió cita para una entrevista y tampoco hubo respuesta a pesar de insistir.

También se buscó vía telefónica a los miembros del concejo desaforados y en su casa, más no fue posible dialogar con ninguno. “Estamos muy ocupados”, dijo uno de ellos.

En medios locales, López Maldonado señaló a la alcaldesa de expulsarlos por no alinearse a sus propuestas y negarse a la fiscalización. Decidieron no firmar las actas porque la secretaria municipal interina fue nombrada por la alcaldesa y no por el concejo, alegó.

La jefa edil llegó a la alcaldía con el partido Podemos. Cujcuy y Gutiérrez eran miembros de su planilla. De los partidos de oposición lograron puesto López Maldonado, de Vamos, y Pac Xoquic, de Prosperidad Ciudadana.

Los únicos miembros que sobrevivieron al cambio son María Gregoria Paxán, concejal II, y Luis Rodolfo Guzmán Nájera, síndico II. Ambos del partido de la alcaldesa.

El Código Municipal indica los pasos a seguir en casos como este, la municipalidad debe notificar de inmediato al TSE, pero no lo hizo. Al ser destituida la concejal IV, el concejo rompió quórum, otro fundamento que presentaron ante el Tribunal.

En una declaración a un medio de Chimaltenango, uno de los abogados que representa a los cuatro señala que a partir del 4 de octubre las decisiones del concejo dejaron de tener validez y son ilegales, precisamente por no haber quórum. Abrieron un proceso en el TSE con el que buscan declarar nulas las declaratorias de vacancia. El 16 de noviembre fueron escuchados por los magistrados del Tribunal, ahora esperan la resolución.

No es la primera vez que pasa. En la administración pasada, que dirigió Juan Carlos Ruwet Castellanos, dos concejales y un síndico también fueron desaforados por faltar a reuniones. Begin Isaí López Maldonado fue parte de ese concejo.

 

Conflictividad en el municipio

La noche del jueves 17 de septiembre, la alcaldesa estaba en reunión con agentes de la Policía Municipal cuando escucharon unas detonaciones afuera del edificio municipal.

Una moto con dos pasajeros se detuvo frente a la comuna y dispararon hacia ella, narraron vecinos.

En ese momento planificaban medidas de seguridad ante las manifestaciones de días anteriores que caldearon los ánimos de los pobladores y terminaron en trifulca entre vecinos y agentes de la PM.

Para la alcaldesa se trató de un claro acto de intimidación, aunque no atribuyó a nadie el hecho en sus declaraciones al medio local, desde el desafuero de los miembros del concejo las muestras de inconformidad se manifiestan continuamente, señala. Ejemplo de ello son las protestas, grupos de vecinos la acusan de abuso de autoridad. También han demandado por mejores servicios de agua y la defensa de los terrenos comunales.

Para hacerse escuchar han tapado la carretera principal que atraviesa el municipio, pero también la interamericana en la cabecera departamental. Se han reunido con el gobernador departamental de Chimaltenango, cargo que ocupa el exalcalde Ruwet Castellanos.

En el municipio la inestabilidad política continúa junto a la pandemia del coronavirus. El TSE no se pronuncia aún, únicamente ha citado a los miembros del concejo para escuchar sus denuncias.

 

Te recordamos esta nota: Parramos es el quinto municipio de Chimaltenango con presencia de coronavirus

Noticias Relacionadas