TuMuni subastará un terreno valorado en Q5 millones

02 febrero 2021

Tras recibir una oferta por la fracción que no usa de un terreno ubicado en zona 4, la alcaldía se prepara para otorgarlo al mejor postor.

El terreno municipal de 708 metros cuadrados es vecino a la torre de estacionamientos del Banco Industrial, interesado en comprarlo. Foto: captura de pantalla ideasinmobiliariasgt.net.


Por Carmen Maldonado Valle


La municipalidad de Guatemala publicó en Guatecompras que el 9 de febrero subastará una parte de la propiedad ubicada en la ruta 6 de la zona 4, valorada en Q5 millones 420 mil 207. Esto, año y medio después de que el Centro Financiero del Banco Industrial (BI) solicitara comprarlo, debido a que no se usa y colinda con las oficinas de la compañía.

Según las bases de la subasta, aprobadas por el concejo el 11 de diciembre de 2020, todo comenzó en 2019 cuando el entonces gerente general del BI, Diego Pulido, envió una carta a las autoridades municipales para manifestar que la empresa quería comprar el terreno. Para ese momento, los interesados ya habían contratado a un valuador que determinó valor del inmueble en Q2 millones 766 mil 172, por lo que adjuntó el avalúo en su solicitud.

Dos meses después, el director financiero municipal, Fidel Espaderos, solicitó un nuevo avalúo que dioel precio de Q4 millones 779 mil. Luego pidió la opinión de la Dirección de Auditoría Interna para saber si era viable venderoo, a lo que esta respondió que sí: “porque las dimensiones y la forma física del mismo dificultan que la municipalidad de Guatemala pueda explotarlo para algún uso en su gestión o para considerarlo como área verde”.

El 23 de noviembre de 2019, el concejo autorizó iniciar los trámites para subastarlo. Al año siguiente se oficializó esta decisión con el acuerdo 48-2020 y la Dirección de Catastro y Avalúo de Bienes Inmuebles del Estado valoró las tierras en Q5 millones 420 mil 207. Este es el precio mínimo establecido por la comuna para quienes deseen adquirirlo.

El inmueble mide 708 metros cuadrados y se encuentra en medio de dos propiedades de BI: el centro financiero y la torre de estacionamiento. También tiene un hotel y una gasolinera como vecinos. La resolución de la comuna establece que “por su ubicación y vocación (del terreno)” no se le puede dar uso ni genera beneficios para la municipalidad o los vecinos. Por eso, “al ser vendido (…) los ingresos que se obtengan fortalecerán las finanzas de la Municipalidad, permitiendo que los mismos puedan ser invertidos en obras y proyectos municipales en beneficio de la comunidad”.

De acuerdo con Marvin Flores, analista de Acción Ciudadana, la subasta “no debería ser un recurso al que acuda la municipalidad, ni ninguna entidad del Estado porque lo recomendable es acumular activos para que ganen la mayor plusvalía posible”. A su criterio, si la alcaldía se deshace del terreno “sería bueno, al igual que con todos sus fondos, que lo que ganen se invierta en algo que luego retorne al país, como becas o créditos para pequeñas empresas. Si solo se pone dinero en infraestructura, no hay beneficio a futuro”.

Estos son los planos del terreno a subastar. Foto: Guatecompras.


¿Cómo funciona este proceso?

La subasta pública está regulada por el artículo 89 de la Ley de Compras y Contrataciones del Estado (LCCE), el cual establece que los bienes de las instituciones estatales pueden subastarse públicamente “para que los oferentes puedan presentar sus ofertas mediante mecanismos transparentes, previo cumplimiento de los requisitos de publicación y bases elaboradas para el efecto”.

Según la ley, las entidades públicas deben determinar la conveniencia de la subasta de un inmueble antes de iniciar con el trámite. Si se resuelve que lo mejor es dejar de ser propietarios, los artículos 90 y 91 sostienen que debe pedirse al ministerio de Finanzas realizar un avalúo y luego emitir un acuerdo que oficialice el proceso.

Para participar en la subasta del terreno de la zona 4, cada postor debe depositar a la cuenta de la municipalidad Q813 mil 031 un día antes de realizar el remate. Estodebido a que el artículo 65 del reglamento de la LCCE   dispone que los interesados deben aportar el 15 por ciento de la cantidad fijada como precio mínimo del bien para tener derecho a participar.

Al siguiente día, se hacen las ofertas, se otorga el inmueble a quien ofrezca más y este tiene cinco días para dar el 85 por ciento que resta del pago. Los que no ganaron reciben de vuelta el dinero dado antes de la subasta.

Si para el 9 de febrero no hay postores que ofrezcan la cuota fijada por la municipalidad, la subasta se reprogramará. Si en esa ocasión sigue sin haber interesados, la alcaldía deberádeterminar si es conveniente que vuelva a realizarse el proceso.


Una modalidad poco usual

Guatecompras, el portal en el que todas las entidades estatales deben publicar la información de sus adquisiciones, se creó el 17 de septiembre de 2003 mediante el acuerdo ministerial 386–2003. Un mes y medio más tarde, las instituciones debían comenzar a usarlo sin excepción.

Entre el 30 de octubre de 2003 y el 2 de febrero de 2021, el portal refleja que se han realizado 40 subastas públicas por parte de instituciones como el ministerio de Finanzas, el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), la Secretaría Nacional de Administración de Bienes en Extinción de Dominio, la Superintendencia de Bancos, entre otros.

Nueve de estos concursos se llevaron a cabo con éxito, nueve fueron anulados y a otros diez no se presentaron postores.

La última subasta que llegó a término ocurrió el 2 de octubre de 2020 a cargo del Banco de Guatemala. Este remató siete carros y cuatro motocicletas por un precio total de Q78 mil 744. La municipalidad de Guatemala se convertirá en la primera alcaldía que hará una subasta de tierras en los últimos 17 años. No existen registros de alguna otra que haya publicado una transacción del mismo tipo desde que se creó el portal de transparencia.


También puedes leer: Situado constitucional 2021: TuMuni recibirá 8.5 millones más que hace un año

Noticias Relacionadas