Tras las ferias, 13 municipios están en alerta roja o anaranjada

27 enero 2022

En diciembre, 26 ciudades honraron a sus patronos con juegos, comida y música. En la mitad de ellos se intensificó la alerta epidemiológica por un alza de casos de coronavirus.

Pedro Chavaloc, alcalde de Santo Tomás la Unión, durante la feria de la ciudad. Foto: municipalidad.

Por Carmen Maldonado Valle

El Niño de Atocha, la Inmaculada Concepción, Santa Lucía, Santo Tomás, Santa Bárbara y los Santos Inocentes son los patronos de al menos 35 ciudades en Guatemala. En su honor, 26 de ellas celebraron con ferias y la mitad de quienes lo hicieron pasaron de alertas amarillas frente a la COVID-19 a anaranjadas y rojas.

Uno de estos municipios es Canillá, Quiché, cuya fiesta ocurrió el 8 de diciembre por la Inmaculada Concepción de la Virgen. Durante los primeros dos semáforos epidemiológicos de diciembre hubo alerta amarilla, pero tras ello aumentaron los contagios, entonces el 24 de diciembre pasó a color rojo y el 7 de enero a anaranjado, reporta el ministerio de Salud.

Al consultar con el jefe edil, Yanuario Urízar, por qué se permitieron festejos a pesar de significar un riesgo de aglomeraciones, aseguró que en Canillá el coronavirus “está tranquilo”. Además, la gente está anuente a vacunarse, dice, por lo cual no se contempló un brote. En el lugar la mitad de la población meta tiene esquema completo.

Admite el alza de casos. Pero “su origen no fueron las fiestas de diciembre. Se dieron, sobre todo, porque algunas familias fueron al extranjero y al volver estaban positivas. Gracias a Dios lo hemos controlado”, asegura. Del 26 de noviembre al 20 de enero ocho de cada 100 pruebas practicadas en esa ciudad resultaron positivas.

En Parramos, Chimaltenango, ocurrió el mismo patrón que en Canillá, porque tras estar en amarillo durante los primeros dos semáforos de diciembre, pasó a rojo y ahora se encuentra en anaranjado. Allí se conmemora la fiesta de los Santos Inocentes el 28 de diciembre y los vecinos tuvieron celebraciones religiosas en su honor.

Desde el 26 de noviembre, 11 de cada 100 hisopados realizados allí confirman contagios de COVID-19. Cuando llegó la fiesta patronal el lugar se encontraba en rojo. “No fue una actividad oficial porque no la organizó la municipalidad. Sí participamos porque nos invitó la iglesia, pero no convocamos nosotros y la gente fue porque quiso”, asevera el vocero de la alcaldía, Luis Siquinajay.

Al consultar en la comuna si habría alguna penalización para quienes organizaron las aglomeraciones, el personal indicó no tener potestad para hacerlo porque es una atribución de Gobernación o Salud. Este, en tanto, responsabiliza a las autoridades locales.

Caminata en Parramos el 28 de diciembre de 2021. Foto: Parramos Producciones.

Quien sí admite haber organizado las fiestas patronales es el jefe edil de Santo Tomás la Unión, Suchitepéquez, Pedro Chavaloc. El 21 de diciembre fue el día de Santo Tomás apóstol y a decir de él “los conciertos, las actividades en el parque y todo lo llevado a cabo para celebrar fue apoyado por la municipalidad y este no es el último año que aportaremos”.

La comuna transmitió en vivo los festejos y el jefe edil lo ve como un “homenaje pedido por los maxeños (gentilicio de la ciudad)”. El lugar está en semáforo amarillo desde el 26 de noviembre, en un mes realizó 79 pruebas para detectar COVID-19. Tres resultaron positivas.

Quienes también celebraron a Santo Tomás fueron los vecinos de Chichicastenango, Quiché. Allí se llevaron a cabo bailes y conciertos, y a pesar de que llevaba mes y medio en alerta amarilla, en el semáforo vigente cambió a rojo por el aumento de casos confirmados.

En ese municipio, 14 de cada 100 hisopados en el último mes tuvieron resultado positivo y 28 de cada 100 habitantes tienen esquema completo contra el coronavirus, según el tablero del ministerio de Salud. Ojoconmipisto intentó contactar al alcalde, Manuel Tebelán, pero no respondió, mientras en la comuna el personal negó tener autorización para dar declaraciones oficiales.

“El problema de las aglomeraciones es el riesgo de dispersar el virus y nunca se sabe si se tiene alrededor a un inmunocomprometido, por ejemplo. La nueva cepa se transmite tanto como el sarampión y un positivo puede infectar a diez personas”, asevera el epidemiólogo Erwin Calgua.

Además de estos municipios, otros nueve tienen los mismos patronos, como Ciudad Vieja, Guazacapán o Tiquisate. Estos cancelaron sus ferias a través de comunicados en Facebook y a la fecha se mantienen en semáforo amarillo.

También hay quienes no han cambiado de color a pesar de haber realizado las ferias, como Concepción Huista, Huehuetenango, donde en el mes se practicaron 35 hisopados y dos dieron positivo o Concepción, Sololá, donde se hicieron tres pruebas y ninguna detectó contagios, como consta en el tablero de Salud.

El jefe edil del último, Pedro Juracán, insiste en la inexistencia de la enfermedad en su ciudad. “Tampoco podemos obligar a la gente a cuidarse. Aun así, aquí tenemos la bendición de estar sanos todos y así podemos continuar con nuestras labores diarias”, dice.

En total, en los municipios cuyas fiestas patronales fueron en diciembre se practicaron 32 mil 460 pruebas y estas confirmaron 3 mil 524 casos. El índice de positividad fue del 10 por ciento. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda a los países tener este porcentaje por debajo de cinco para poder asegurar un control de la pandemia.

Te sugerimos: La inmunidad híbrida ante COVID-19 es posible, pero no deberías buscarla

Noticias Relacionadas