Salcajá no comunicó a sus vecinos que remozaría calles, ellos reclaman su estrechez

26 octubre 2021

La municipalidad construyó banquetas más anchas para que el municipio sea caminable lo cual dificulta el parqueo y descarga de productos en los comercios. Las obras costarán Q25 millones 961 mil.

La protesta del 20 octubre pasado se debió a la inconformidad de vecinos con el plan de estrechar calles en Salcajá para hacerla caminable: Foto María Longo.

Por María Longo Bautista

La idea es hacer de Salcajá, Quetzaltenango, un municipio caminable, pero no todos los vecinos están contentos con la decisión de la municipalidad. Ampliar las banquetas promoverá recorridos a pie, pero trae consigo otros inconvenientes para el comercio, adevierten vecinos.

Hubo protestas con pancartas, cohetillos y hasta bandas musicales para asegurarse de hacer tanta bulla que el alcalde, Miguel Ovalle, los escuchara. Este es su cuarto período no consecutivo al frente de la comuna, llegó con Creo, además preside la Asociación Nacional de Municipalidades (Anam).

El 20 de octubre participaron unas mil personas a ritmo de la Banda de los Hermanos Tistoj que interpretó “Sacaremos a ese buey de la barranca”. Los inconformes caminaron desde el Parque El Carmen hasta el edificio municipal. 

Con la construcción y ampliación de banquetas, el ancho de la calle se reducirá. Con ello temen que ante una emergencia los vehículos no tengan espacio para orillarse y las ambulancias no puedan circular.

Una de las principales actividades económicas de Salcajá es el comercio, pero con las nuevas obras disminuirán las áreas de carga y descarga, así como los parqueos, lo que podría hacer  menos atractiva la visita de compradores de hilos, cortes y otros productos.

“Las intenciones de don Miguel no son favorables para el pueblo. No se trata de tener calles para que el alcalde se sienta importante, deben ser de acuerdo a las necesidades de los vecinos”, reclamó  José Luis Saquic, vecino de la zona 4.

Ovalle explicó que algunas de las calles tenían ocho metros para los vehículos y se reducirá a seis, tres para parqueo y tres más para la circulación. Reconoció que previo a las nuevas obras se podían estacionar en ambos lados del camino, ahora solo de uno.

“Queremos darle al peatón el espacio que merece y reforestar, mejorar los servicios públicos cambiando las tuberías. Estamos en ley, no estamos invadiendo la propiedad privada, habrá estacionamiento de vehículos, pero el peatón tiene la prevalencia”, describió el jefe edil.

Ahora si ellos quieren que les obedezcamos, reclamó, “que hagan su plan de gobierno, busquen un partido político y se lancen”.

En una de las calles los trabajos no fuero concluidos, pues los vecinos no están de acuerdo en reducir el ancho de la calle. Foto: María Longo.

Las obras que rechazan

La comuna adjudicó tres obras millonarias. Dos al mismo proveedor y en las tres no hubo competencia, la única empresa que ofertó, ganó.

  • Mejoramiento calle entre cero y quinta avenida, zona 1, por Q6 millones 39 mil, incluye renovar el camino y la construcción de banquetas peatonales. Está adjudicada a José Alejandro Ramírez Mansilla y registrada con el NOG 14729547.
  • Construcción de banqueta peatonal y vías reservadas de la tercera avenida, terminal de buses, zona 1 al ingreso sur, zona 2, por Q9 millones 702 mil. Este proyecto también fue adjudicado a José Alejandro Ramírez Mansilla con el NOG 14727978.
  • Mejoramiento Calle Capitán Juan De León y Cardona, Barrio El Carmen, zona 3 y 4, comprende la ampliación del ancho de las banquetas, renovación de la  red de alcantarillado sanitario y sistema de agua potable, cambio de adoquín por pavimento y alumbrado público. El proyecto se adjudicó a Edwin Adolfo Alvarado Chan por Q10 millones 218 mil, NOG 14966298. Esta obra no ha iniciado porque los vecinos molestos por no ser tomados en cuenta para su planificación impidieron que comiencen los trabajos.

La suma de estos proyectos es de Q25 millones 961 mil. Una iniciativa de la comuna sin consultar a la población. “Nos dicen que somos un pueblo modelo, pero cómo si tenemos un centro de salud desastroso, un mercado deficiente con vendedores bajo la lluvia y correntadas que les les pasan por los pies”, se quejó Horacio Gramajo, vecino.

Tampoco quieren POT

El Plan de Ordenamiento Territorial (POT) también es parte de la discordia, los vecinos se oponen a que se implemente. “Hay muchas arbitrariedades en contra de la propiedad privada. No se puede desmembrar para heredar 100 metros cuadrados y si por alguna emergencia es necesario venderlo, no lo permite, solo de 105 metros cuadrados”, dijo Edwin López, vecino de la zona 1.

La Municipalidad de Salcajá respondió a las protestas e informó que el POT se publicó en el Diario de Centroamérica en el 2015, está vigente desde hace seis años.

Los trabajos que realizan son parte del ordenamiento del municipio que incluyen soluciones a las quejas. Por ejemplo, sobre las áreas de carga y descarga, el alcalde señaló que los comerciantes podrán hacerlo en las avenidas cercanas que cuenten con estos espacios.

“Pusieron un amparo y el juez resolvió que no había que suspender la obra. No tienen argumentos para detenerlas, tenemos un contrato con el constructor y ya pagamos el anticipo”,  indicó el alcalde.

Sobre los cuestionamientos en la administración de los recursos, aseguró que para el futuro se contempla incluir la infraestructura de un Centro de Atención Permanente que deberá equipar el ministerio de Salud.  

“Un proyecto participativo del presupuesto solamente se da en los Cocodes y para eso está el Comude, ahí tienen que hacer sus propuestas. Nos pueden hacer llegar las solicitudes al Concejo a través de un escrito y nosotros determinamos si es o no factible hacer”, concluyó.

Te recordamos esta nota: Las mejoras de dos calles de Salcajá tiene molestos a los vecinos más próximos a estas

Noticias Relacionadas