Punta de Manabique agoniza por la tala y dragados

15 julio 2016

Los ganaderos emplean maquinaria para dragar terrenos y convertirlos en potreros.

Autoridades descubren nueva cuneta de desfogue de agua del humedal de Punta de Manabique. Foto: Edwin Perdomo.
Autoridades descubren nueva cuneta de desfogue de agua del humedal de Punta de Manabique. Foto: Edwin Perdomo.

 

Por Edwin Perdomo

Puerto Barrios, Izabal- La tala de árboles y el dragado de los humedales que sirven de hábitat para miles de especies marinas y terrestres son las causas de que el Refugio de Vida Silvestre Punta de Manabique agonice.

Los ganaderos dragaron 150 mil metros cuadrados de montaña virgen para convertirla en potreros para la crianza de ganado, informó el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap)

Hendrick Acevedo, del Conap, comentó que desde la declaratoria legal del área protegida en 1999 a la fecha, se han invertido alrededor de Q21 millones en el resguardo de las 42 mil 878 hectáreas que integran  la zona.

La falta de recursos y personal ha facilitado el ingreso ilegal a empleados de supuestos ganaderos para derribar más de 15 mil hectáreas de bosque y manglar.

Agregó que el presupuesto anual se debe incrementar a Q3.5 millones porque los Q1.4 resultan insuficientes, elevar a 35 el número de trabajadores y destinar un contingente militar permanente para monitorear la zona.

Expresó que para detener los delitos ambientales se incrementaron los operativos, de uno anual a doce con el apoyo de la Policía Nacional Civil, el Ejército de Guatemala, el Conap y la Fundación para el Ecodesarrollo y la Conservación (Fundaeco).

Don't miss out!

¡No te quedes sin enterarte!

Recibe en tu correo nuestro boletín mensual con datos, análisis y fiscalización sobre las alcaldías.

Invalid email address

Oswaldo Calderón, director de Fundaeco, indicó que el 28 de mayo último descubrieron la destrucción de 753 mil metros cuadrados de bosque y manglar.

En esa oportunidad, fue capturado Marvin Estuardo Hernández, de 32 años porque derribaba árboles en la zona núcleo de Punta de Manabique, añadió Calderón.

Lamentó que el juez de Primera Instancia Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente de Puerto Barrios le otorgara una fianza de Q3 mil.

Afirmó que con un presupuesto de Q5 mil por cada patrullaje combinado lograron el decomiso de una retroexcavadora empleada para construir zanjas que desfogan el agua mas de 5 mil metros cuadrados de humedal.

“Urge crear un acuerdo legislativo o gubernativo para prohibir la libre locomoción de combustibles y maquinaria pesada, siembra de palma africana, actividades agrícolas  y ganaderas dentro del área protegida. Este tema debe de ser tratado a alto nivel para que  exista coordinación directa entre los Ministerios de la Defensa, Público, Gobernación y Procuraduría General de la Nación para recuperar la gobernabilidad de Punta de Manabique”, agregó Calderón.

Indicó que declarar un estado de sitio ayudaría la recuperación de los sitios y garantizaría  la integridad ecológica del humedal para proteger a Izabal de los desastres naturales y la producción de recursos pesqueros y maderables.

Erick Hernández, exdelegado de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres, dijo que si el gobierno central no interviene para detener la destrucción en Punta de Manabique, los 413 mil 339 izabalenses quedan vulnerables a las tormentas, ciclones y huracanes que se forman en el mar Atlántico. Además, sufrirán escasez de agua, lluvia y la pérdida de alimentos provenientes del mar, porque es el último remanente de bosque que existe en Izabal.

Un agente de la PNC identifica el código de la retroexcavadora decomisada en Punta de Manabique.
Un agente de la PNC identifica el código de la retroexcavadora decomisada en Punta de Manabique.

***

Esta nota es producto del Diplomado «Periodismo, Fiscalización y Transparencia» que imparte el International Republican Institute (IRI), bajo la coordinación de Laboratorio de Medios, S.A. a periodistas de diversos departamentos de Guatemala. (La asistencia financiera y técnica que el IRI  otorga para esta actividad es provista por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y es posible gracias al apoyo del pueblo estadounidense).