Presentar el trabajo de 2022 en Santa Catarina Pinula costó Q346 mil

13 febrero 2023

La alcaldía destinó el dinero a difundir las obras realizadas durante el año, los ingresos, egresos y los proyectos con niños y adultos mayores.

Evento para presentar la memoria de labores de 2022. Foto: Sebastián Siero.

Por Carmen Valle

Cada enero, en Guatecompras empiezan a aparecer compras por memorias de labores por parte de las municipalidades para mostrar a la población y al Ejecutivo cómo se administraron los fondos públicos. Santa Catarina Pinula se encuentra entre las comunas con estos concursos y para imprimir los documentos, así como para el evento de presentación, dedicó Q346 mil 860.

La impresión de los 9 mil libros a repartir entre las comunidades costó Q89 mil 910 y estuvo a cargo de Corporación Litográfica, S. A. Esta compañía también se encargó de elaborar los textos del año anterior por el mismo monto, mientras en 2020 cobró Q87 mil 840 por sus servicios.

En las memorias se encontraba información acerca de obras inauguradas en 2022, planes en marcha para mejorar la salud de los habitantes y sus mascotas, la inversión en educación, estadísticas de seguridad, ferias de empleo y proyectos realizados con niños y adultos mayores. Además, se detalló cuánto dinero ingresó y egresó de las arcas municipales, los cursos dados a los vecinos y las iniciativas de entretenimiento.

Esta información no estaba disponible solo en físico, sino también se difundió un enlace a través de mensajes de texto donde las personas podían acceder al contenido en internet. Según el jefe edil, Sebastián Siero, este es un servicio proveído por empresas telefónicas para todos los números de Claro que alguna vez hayan sido registrados en el municipio. No solo se difunden los mensajes para esta época, sino también para anunciar cierres, recordar pago de servicios, entre otros asuntos.

En el mensaje aparece el enlace sebastiansiero.com y este redirige a otra dirección, donde se encuentra el texto en forma de revista. Al preguntarle a Siero por qué se usó su nombre y no el de la comuna. Respondió: “porque en una memoria de labores, quien rinde cuentas es el alcalde. Además, si se ponía el de la municipalidad, podía perderse entre el resto de contenido de ese sitio”.

Don't miss out!

¡No te quedes sin enterarte!

Recibe en tu correo nuestro boletín mensual con datos, análisis y fiscalización sobre las alcaldías.

Invalid email address
Interior de la memoria de labores digital. Foto: captura de pantalla.

Además de la impresión, la entidad realizó un evento para informar a los vecinos qué se hizo durante el tercer año de la administración. Se alquiló un telón por Q17 mil 700, un megatoldo por Q25 mil, la estructura por Q25 mil y una consola por Q25 mil más. Estos estuvieron a cargo de Toldos Visión, S. A.

También se contrató a Erick Alejandro Funes Gudiel para transmitir en vivo la actividad por Q19 mil 250, mientras el resto de las compras se hizo con Manuel Alejandro Aguirre González. Estas incluyen alfombras, tarimas, protocolo, iluminación, pantallas y audio por un total de Q145 mil.

A decir del abogado Rony Linares, elaborar memorias de labores forma parte de las obligaciones de las alcaldías porque el código municipal les manda rendir cuentas y difundir entre los vecinos información sobre sus gestiones. “Lo que no se especifica es cómo se dan a conocer estos datos, entonces es discrecional cómo lo hace cada corporación”, agrega.

Otra de las comunas con inversión en esto, por ejemplo, es la de Cantel, cuyos gastos ascendieron a Q23 mil 300. Este monto, de hecho, incluyó el hospedaje de las personas a quienes se envió para dejar la memoria en la capital, almuerzos, cenas, refacciones y pantallas.

A la fecha no hay ningún otro evento vigente en Guatecompras para imprimir más memorias de labores o realizar presentaciones. El concurso adjudicado más reciente para esto fue el de Villa Nueva, con Q89 mil 700 a pagarse a Ohio Print and Paper por 309 textos.

Te recordamos esta nota: Lanquín celebró un cabildo abierto para presentar su informe de labores