Obras o regalos clientelares: la clave de la batalla por las ocho curules de Quiché

05 abril 2023

A partir del tercer año de gobierno, las autoridades han optado más por regalar productos que invertir en infraestructura.

Josué Edmundo Lemus.

Por Henry Bin, ConCriterio

Josúe Edmundo Lemus es un constructor de Chicamán, Quiché, de 47 años, que pasó en 2019 de obtener Q58 millones en contratos de construcción de obra pública con el Estado para sus empresas propias, a conseguir una curul en el Congreso de la República, por el partido Vamos. Su cercanía al presidente Alejandro Giammatei le generó mayores réditos: fue nombrado ministro de Comunicaciones e Infraestructura y Vivienda (Micivi). Permaneció un año en esa cartera, antes de volver al Congreso como diputado, cargo para el cual busca reelegirse.

Durante su gestión, la cartera se vio envuelta en numerosos señalamientos de corrupción como la adjudicación de obras por Q141 millones a empresas de la socia del Presidente oficialista del Congreso, Allan Rodríguez, o el otorgamiento de Q146 millones en contratos a los primos del Director de Caminos.

Pero Lemus no ha enfrentado ninguna acusación por parte del Ministerio Público (MP) y hoy encabeza el listado oficialista de aspirantes a diputados por Quiché, donde se eligen ocho curules.

Su paso por el ministerio de Comunicaciones, lejos de traerle problemas legales bien puede servirle para ganar votos para su reelección.

Hay congresistas que han sido sus aliados en la actual legislatura y ahora se convierten en sus contendientes.

Quiché es un departamento con una población de 1.2 millones de habitantes de los cuales el 89% es maya y la mitad es apta para votar en junio de 2023. Lemus y Greicy Doménica de León ocupan las primeras casillas para su reelección con el oficialismo. Y una cuestión fundamental gira en torno a si parten con ventaja por poder exhibir como gestión propia la inversión hecha por el gobierno de Giammatei desde el ministerio de Comunicaciones y otras dependencias en el departamento.

Carlos López Maldonado, de 31 años, actual diputado de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), facción de Sandra Torres, busca su tercera legislatura en el departamento con el partido Cabal, afirma que su migración hacia otro partido se debió a la inestabilidad por conflictos internos en la UNE que hubo meses atrás.

«Me imagino que [Lemus] debe tener varios municipios fortalecidos, pero nosotros estamos enfocados en fortalecernos nosotros y no prestarle atención a los rivales».

Quiché cuenta actualmente con 522 mil 738 votantes y Chichicastenango es el municipio con más empadronados del departamento -16%-.

En las elecciones de 2019 se contaron 232 mil votos válidos para elegir a los ocho diputados de este distrito:

Le siguen Valor y el Movimiento para la Liberación de los Pueblos (MPL), pero sus votos no fueron suficientes para una diputación. El MPL obtuvo 12 mil sufragios en este departamento. Algunas de las obras que Lemus adjudicó como ministro en Quiché se erigieron en Chicamán, de donde es originario. Por ejemplo:

∙       La carretera secundaria tramo II Seca Lancetillo Saquixpec, El Paraíso; con longitud de 36.54 kilómetros de los cuales se han construido 30.9 km, con una inversión en los tres años de gobierno de Q126.9 millones.

∙       En mejoramiento de carreteras: según el tercer informe de gobierno se invirtieron en el departamento Q 215,944,009.81, en donde Chicamán, se lleva la mejor parte con Q92.2 millones.

∙       Inversión en mejoramiento del Hospital de Joyabaj, con inversión de Q 8,373,540.00

∙       Inversión en construcción, ampliación y mejoramiento de establecimientos de salud: el informe del gobierno detalla que en Quiché se mejoraron 10 centros de salud se destinaron Q 4,614,006.2 la tercera inversión más grande fue en Chicamán con Q515 mil. Una inversión aún baja.

Lemus y Giammattei, en inauguración de obras.

Las Necesidades Básicas Insatisfechas de Quiché son del 80%, es el tercer departamento del país con el índice más altos. Este incluye acceso a vivienda, agua potable, educación, nutrición apropiada y capacidad económica; fue construido por la consultora Diálogos para el Banco Interamericano de Desarrollo con base en los datos del Censo 2018.

Pero hay otras cifras que reflejan fallas de atención de las necesidades sociales:

  • La prevalencia de desnutrición crónica es de 55.3%
  • La de desnutrición aguda: 10%
  • 44% de las casas son de adobe
  • 51% de las casas tienen piso de tierra
  • En Chicamán y Uspantán, entre 25 y 50% no cuenta con energía eléctrica
  • En 15 de los 21 municipios la conexión de inodoros a drenajes no alcanza el 25%.

Mario Chamay, candidato a diputado de Victoria, por este distrito dice que: “El área Ixil está olvidada; no se qué pasa con el gobierno, que tiene olvidado ese lugar, hay muchos baches sin reparar”.

Don't miss out!

¡No te quedes sin enterarte!

Recibe en tu correo nuestro boletín mensual con datos, análisis y fiscalización sobre las alcaldías.

Invalid email address

Si bien el gobierno construyó cierta infraestructura, esta no se enfoca directamente en satisfacer las necesidades básicas de la población.

“Las obras ahí están, pero hay desabastecimiento en salud, un día una enfermera me dijo que solicitó 100 unidades de acetaminofén y le mandaron 30. En varios establecimientos hay aulas sin pupitres y hace falta la construcción de establecimientos”. Es lo opinión Osmundo Xetzac, integrante del Consejo de Pueblos Mayas de Occidente (CPO) y vecino de Cunen, Quiché.

Esta es sólo una evidencia de la desatención del gobierno a las prioridades para dotar de servicios básicos a los habitantes de ese departamento.

El candidato de Victoria añade: “hay Centros de Atención Permanentes (CAP), que ni siquiera están equipado; en Playa Grande, hay un hospital que lo inauguraron hace algunos años y no funciona”.

En su tercer informe de gobierno el presidente Giammattei no reporta construcción de escuelas en este departamento. En cambio, la entrega alimento escolar es el programa bandera del gobierno. Según su reporte, el último año se atendieron en este departamento a 201 mil 968 estudiantes de preprimaria y primaria con bolsas de alimentos que representaron un gasto de Q128.2 millones.

Y ese tipo de programas, convertidos en proyectos clientelares, bien podrían ser más útiles para los candidatos oficialistas que la inversión en la red vial o la construcción de obra pública.

Quiché reporta niveles de pobreza extrema de 41.8% y 74.4% pobreza, con esos datos, sostienen la mayoría de analistas, es un departamento donde la campaña clientelar adquiere mucho mayor peso, la falta de empleo y con el 33% de vecinos con escasa o ninguna educación, los partidos políticos suelen hacer regalos, distribución de alimentos, herramientas y fertilizantes para atraer la atención de los votantes.

Los candidatos opositores piden al Tribunal Supremo Electoral (TSE) que se garantice que todos competirán con las mismas reglas y que se controle que los programas sociales financiados con fondos públicos no serán utilizados como dádivas o regalos en campaña, sea por medio de los aspirantes a una curul, pero especialmente a través de los alcaldes.

El diputado López Maldonado cree que la dinámica de campaña será diferente en cada municipio o no precisamente serán las obras las que convenzan a los electores.

«En el caso donde el alcalde en funciones está con nosotros hemos tratado de ver como se le ayuda en llevar desarrollo, caso contrario será donde no se tenga un jefe edil».

En octubre del año pasado el diputado Edwin Lux denunció que 60 mil quintales de arroz llevaban un año en bodegas de Instituto Nacional de Comercialización Agrícola (Indica). Según el congresista, fueron donaciones en resguardo del Ministerio de Desarrollo (Mides) y su sospecha es que se guardaban para entregas de la campaña electoral en el occidente del país.

Arrancada la campaña el congresista señala: «Tengo información de que en algún lugar hay cierta parte de alimentos embodegado, me alertaron que tenían raciones”.

Pero el diputado dice que es difícil seguir la ruta de estas entregas: «No hay algo que diga “al alcalde tal.. le dieron tantas cosas”, porque es a través de los Consejos Comunitarios de Desarrollo (Cocodes), pero al final son los candidatos o alcaldes los que gestionan y se pierde la ruta administrativa para fiscalizar». 

Giammattei logró que cuatro actuales jefes ediles de Quiché:  Patzité, Chicamán, Nebaj y Canillá, que eran de la UNE y Prosperidad Ciudadana, migraran a su partido y están coordinados por el exministro Lemus.

“Chemundo”, como se le conoce al exministro fue por primera vez electo diputado en 2015, nominado por la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), el partido de Sandra Torres, aliado de Giammattei en el Congreso.

En 2015 la justicia le ganó el pulso a Lemus y,  aunque fue elegido, no pudo tomar posesión del cargo por ser contratista del Estado. Para lograr su curul en 2019 pasó la propiedad de sus empresas a familiares y allegados suyos.

En 2021 la Fiscalía Contra la Corrupción del Ministerio Público, entonces a cargo de Stuardo Campo, develó el caso de corrupción en el Insivumeh, en que señaló al diputado Jorge García Silva, de Prosperidad Ciudadana (PC), de desviar Q30 millones a sus empresas cuyo fin era la compra de equipo metereológico.

En este caso también se señaló a Lemus, quien fungía como ministro de Comunicaciones cuando autorizó la adquisición del equipo y avaló todo lo actuado por las juntas de licitación. El antejucio contra Lemus, no se presentó y el caso contra el diputado García Silva, tampoco avanzó.

Esta investigación forma parte del proyecto “Cuadrante electoral” –en el que participan Agencia Ocote, ConCriterio, Factor4, Quórum y Ojoconmipisto, bajo la coordinación de Laboratorio de Medios– centrado en las elecciones legislativas de Guatemala, 2023.