“Yo ni sabía que se había ido para los Estados Unidos”

23 noviembre 2021

La Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia reporta que durante 2021 han atendido a 6,890 niños, niñas y adolescentes que fueron enviados de vuelta a Guatemala.

Padres de familia esperado a sus hijos afuera del “Hogar Nuestras Raíces”. Foto: Claudia Lepe.

Por Claudia Lepe

“Cuando me entrevistaron del albergue ´Casa Nuestras Raíces´ y me preguntaron si yo había mandado a mi hijo a que migrara, yo les dije la verdad.  No sabía que se había ido para Estados Unidos”, cuenta entre sollozos Candelaria López. Ella espera en la calle a su hijo de 17 años, quien fue repatriado de México.

Según datos de la Subsecretaría de Protección de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia de la Republica, durante 2021 se atendieron a 6,890 niños, niñas y adolescentes migrantes no acompañados deportados.

Las instalaciones fueron remozadas el mes pasado. Foto: Lunavisión Xela.

Bartola Jiménez, originaria de San Miguel Siguilá, Quetzaltenango, explica que solo el esposo de su sobrina llegó a Estados Unidos, en tanto que su sobrina y su hijo permanecen en un albergue mexicano desde hace cinco meses “porque los agarró la migra”. Desconocen exactamente dónde están.

Según Jiménez, el matrimonio quería reunirse con la madre de su sobrina, pero los dos son menores de edad (tienen 17 años) y su hijo uno. Por esa razón pidieron ayuda al personal del “Hogar Nuestras Raíces” para traer de regreso a su sobrina.

Pero solo les dieron el número telefónico del Ministerio de Relaciones Exteriores para que puedan preguntar. “¿Yo qué hago? si no puedo hablar bien el español, yo hablo mam y no sé si me entenderán”.

Alberto ya con sus padres, luego de ser repatriado de México. Foto: Claudia Lepe.

Karla Herrera, psicóloga clínica, señala que los menores pueden sufrir secuelas psicológicas graves por el viaje y la forma en que retornan. Muchos sienten que fracasaron porque no llegaron, otros nunca antes habían estado solos y desamparados. “Esta experiencia en un niño y un adolescente es devastadora”.

Este es el caso de Alberto, un joven de 16 años originario de Totonicapán, que viajó solo con la esperanza de encontrar a su papá que lo abandonó cuando tenía dos años.  

“Me agarraron ya llegando a la Ciudad de México. Estuve dos meses en un lugar todo feo con otros patojos como yo, pero también había mareros que me pegabanporque eran más grandes que yo”, señala.

Para la subsecretaría de Protección, las principales causas de la migración son la violencia, la pobreza extrema y la falta de oportunidades.

También puede leer: Guatemala solo tiene dos albergues para niños retornados

Esta nota es producto del Taller “Periodismo y Migración” que imparte el International Republican Institute (IRI), bajo la coordinación de Laboratorio de Medios, S.A. a periodistas de diversos departamentos de Guatemala. (La asistencia financiera y técnica que el IRI otorga para esta actividad es provista por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y es posible gracias al generoso apoyo del pueblo estadounidense). Los puntos de vista y opiniones expresados en esta nota son de los autores y no necesariamente reflejan la política oficial de USAID o del gobierno de los Estados Unidos.

Noticias Relacionadas