Jutecos Unidos: grupo migrante que apoya a su aldea

03 agosto 2021

Hasta el 15 por ciento de la población del departamento de Zacapa recibe ingresos de familiares que viven en Estados Unidos.

La entrada a la aldea El Jute, en Zacapa. Arco de bienvenida, elaborado con remeaFoto: Archivo.

Por Mónica Villeda

Desde hace muchos años, “ya perdí la cuenta de cuántos” afirma Héctor Manuel Paiz, profesor de la aldea  El Jute, Zacapa, esta comunidad se beneficia del apoyo que brinda, a distancia, el grupo “Jutecos Unidos” conformado por 60 migrantes residentes en California, Estados Unidos.

En este estado vive uno de cada tres migrantes guatemaltecos, según de la Organización Internacional de las Migraciones, recopiladas en una encuesta hecha en 2016.

“Gracias al soporte que nos brindan, se han podido realizar proyectos de beneficio a familias que contribuyen con el desarrollo de la comunidad. Y por ello, cuando vienen a visitarnos es habitual que la gente se asombre y nos diga, que bonito es El Jute”, afirma Babinton Calderón, vecino del lugar.

Entregas en vivo por Facebook

“Las ayudas las enviamos por medio de remesas”, comenta Elmar Morales, uno de los “Jutecos Unidos”. “Una persona de confianza entrega cuentas y se apoya en vecinos para transmitir en vivo, vía Facebook, las entregas de los aportes”.

En 2020, a Guatemala ingresaron más de mil 340 millones de dólares en concepto de remesas. “La migración representa huir de la pobreza. Y las motivaciones se extienden desde lo cultural a lo económico” señala Gilberto Escobar, Coordinador General de la Asociación Q’anil.

Estos ingresos, según una investigación del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales, Icefi, efectuada en 2020, representó el 14.8 por ciento del Producto Interno Bruto -PIB- del país, lo cual equivale a dos veces el gasto social y 30 la inversión pública que se contempla en el Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la Nación.

Zacapa, según estableció según la última Encuesta Nacional de Condiciones de Vida -Encovi- realizada en 2014, es el tercer departamento que más recibe remesas en todo el país: hasta el 15 por ciento de la población recibe ingresos por este rubro.  Y los de “Jutecos Unidos” no solo se limitan a enviar dinero.  También hacen otro tipo de actividades.

“Hacemos rifas, organizamos ventas de comida y cerveza” amplía Morales. “Y hemos apoyado la educación de la aldea mediante la entrega de útiles, escritorios. Hasta hemos contribuido con la siembra de árboles en la Sierra de las Minas”.

El Jute, en tiempos de pandemia, empleó parte de las remesas recibidas en gasto social. “Apoyamos con insumos médicos al Centro de Salud”, cuenta Morales. “Y cuando algún vecino ha fallecido, hemos enviado colaboración especial”.

“Las remesas, aunque es cierto que impactan en los recursos financieros de la población y tienen un efecto positivi en su calidad de vida y en el acceso a los servicios básicos, perjudica a nivel social porque contribuye con la desintegración familiar”, matiza Claudia Villela, Coordinadora de la Revista de Investigación en el Centro Universitario de Oriente, CUNORI.

“Pero la  mayoría de los jutecos queremos regresar” afirma Morales. “Esta comunidad ama a su país y a sus raíces y queremos que haya un mayor desarrollo”. 

“Esta nota es producto del Taller “Periodismo y Migración” que imparte el International Republican Institute (IRI), bajo la coordinación de Laboratorio de Medios, S.A. a periodistas de diversos departamentos de Guatemala. (La asistencia financiera y técnica que el Instituto Republicano Internacional (IRI) otorga para esta actividad es provista por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y es posible gracias al generoso apoyo del pueblo estadounidense.) Los puntos de vista y opiniones expresados en esta nota son de los autores y no necesariamente reflejan la política oficial de USAID o del gobierno de los Estados Unidos”.

Noticias Relacionadas