Hongo negro: qué es, a quién puede afectar y cómo prevenirlo

05 julio 2021

El contagio no se da de persona a persona ni todos están en riesgo. El mayor cuidado deben tenerlo personas con enfermedades supresoras del sistema inmune.

Hospital General San Juan de Dios, donde el 29 de junio de 2021 falleció una persona por mucormicosis. Foto: Agencia Guatemalteca de Noticias

Por Carmen Maldonado Valle

El Hospital General San Juan de Dios confirmó de la primera muerte por mucormicosis (u hongo negro), asociada con COVID-19. Se trató de una mujer de 56 años con diabetes tipo II, originaria de Patzicía, Chimaltenango. Ojoconmipisto consultó a tres médicas para saber más sobre el padecimiento.

Se trata de una infección cuyo principal efecto es la muerte de tejidos. Se adquiere al inhalar o consumir esporas de hongos mucorales (de allí el nombre) alojados en estiércol o materia en descomposición, explica la presidenta de la Asociación Guatemalteca de Enfermedades Infecciosas (AGEI), Nancy Sandoval.

“Ha estado allí siempre y no nos ha afectado en gran medida porque nuestras defensas son altas, pero ahora nos llama la atención por India, por ejemplo, donde se han dado varios casos”, sostiene la infectóloga Iris Cazali. En Guatemala, añade, estos se han registrado al menos desde el 2000, aunque no son tan comunes como otras enfermedades.

Es posible que el alza en India se haya dado, entre otras razones, por contaminación en los respiradores para contagiados graves de coronavirus, porque la demanda es grande y la constancia en su uso no siempre permite realizar una desinfección completa, añade la médica.

Sandoval, por su parte, ha visto uno o dos pacientes anuales con el padecimiento. No afecta a toda la población ni se transmite al estar en contacto con quien lo padezca si las defensas de quien estuvo cerca están en niveles normales. Están en riesgo personas con enfermedades que debilitan su capacidad de respuesta y no llevan un tratamiento adecuado, como quien padece diabetes o cáncer.

Algunos de los síntomas pueden ser dolor, fiebre, tos, neumonía, lesiones cutáneas, vómitos con sangre, aflojamiento de dientes y dificultad para respirar. “Puede necrosar el paladar, los senos paranasales, el área alrededor de los ojos u otros tejidos según el tipo de afección. Si se trata a tiempo, el paciente puede continuar con vida”, asevera Alicia Chang, vicepresidenta de la AGEI.

El índice de mortalidad por esto va del 40 al 80 por ciento.

Prevenir, ¿cómo?

Cazali, explica que para contraer el hongo negro se requieren tres condiciones: ambientes infectados (como los hospitales), las esporas y un huésped con defensas bajas de forma severa. Es decir, no lo padecerán quienes tengan gripe, por ejemplo, sino aquellos cuyos padecimientos tiendan a deprimir el sistema inmune y no lleven un tratamiento adecuado.

Los pacientes graves de COVID-19, agrega, requieren la administración de esteroides por un tiempo prolongado, los cuales además de desinflamar actúan como inmunodepresores y por ello tienen más riesgo. Por esa razón recomienda tomar las medidas de precaución ante el coronavirus para evitar, a su vez, la mucormicosis.

Bajo ninguna circunstancia se debe automedicar el paciente pues no se recomienda le exceso de esteroides. Siempre acudir con el médico para prevenir descompensaciones en el caso de quienes padecen las predisposiciones mencionadas.

También se debe llevar una dieta adecuada e higiénica.

Te sugerimos:

Noticias Relacionadas