En 50 municipios solo un tercio de la población tiene primera dosis

31 enero 2022

Mientras las cabeceras de Guatemala y Huehuetenango superan el 100 por ciento con primera inyección, hay ciudades donde esta no ha llegado ni a la mitad del público meta.

Jornada de vacunación en Chisec, el municipio con menos inyectados en Alta Verapaz. Foto: ministerio de Salud.

Por Carmen Maldonado Valle

De los 340 municipios en Guatemala, 50 muestran rezago en la inmunización contra COVID-19. De estos, a su vez, la mitad están en Huehuetenango, Alta Verapaz y Totonicapán, mientras los demás se reparten entre Suchitepéquez, Sololá, San Marcos, Sacatepéquez, Quiché, Petén, Izabal, Chiquimula y Baja Verapaz.

Las 50 ciudades acumulan 1 millón 944 mil 183 personas mayores de 12 años, por lo cual califican para inmunizarse contra el coronavirus. Al 26 de enero, de cada 100, 77 no tienen ni una dosis del biológico. De los 23 que sí la tienen, diez solo se quedan con ella y no acuden a completar su esquema, según el ministerio de Salud.

Quien tiene el nivel más bajo de alcance en vacunación es Concepción, Sololá, con cinco de cada 100 con primera inyección. A decir del alcalde, Pedro Juracán, los pobladores se dejan llevar por rumores como el de la infertilidad a causa del fármaco o que quienes se lo pongan morirán dentro de dos años.

Además, sostiene, no hay cómo motivarlos para protegerse, porque en la ciudad todo se ha retomado de a poco, dice. “La gente se va a vender a Sololá sin problemas, tenemos transporte y las clases presenciales empezaron desde el año pasado. ¿Qué más quisiera recuperar la gente?”.

A 123 kilómetros de Concepción se encuentra Huehuetenango. En este departamento, la cabecera reporta haber administrado la primera dosis a más del 100 por ciento de su población. El MSPAS lo atribuye a quienes viajaron hasta allí para inyectarse sin ser ese su lugar de residencia. “También es un fenómeno observado en lugares con centros de vacunación con horarios ampliados (más allá de las 15:00 horas), como Guatemala”, añade la institución.

En Huehuetenango, sin embargo, el contraste se ve en 13 ciudades: Santa Bárbara, donde de cada 100, quienes tienen primera dosis son diez; San Mateo Ixtatán, 13; Santa Cruz Barillas y San Ildefonso Ixtahuacán, 16; San Rafael Pétzal, 17; Colotenango y Cuilco, 20; San Gaspar Ixchil, 24; San Pedro Necta, 26; San Rafael la Independencia y La Libertad, 28; La Democracia y San Juan Ixcoy, 29.

Don't miss out!

¡No te quedes sin enterarte!

Recibe en tu correo nuestro boletín mensual con datos, análisis y fiscalización sobre las alcaldías.

Invalid email address

De acuerdo con Carla Mendoza, integrante del comité de información en Salud en el departamento, entre las principales dificultades para difundir la información sobre los biológicos se encuentra el lenguaje: “No toda la gente sabe leer en mam, entonces los carteles no eran muy efectivos para informar. Ahora, mejor formamos grupos pequeños para hablarles sobre el biológico y de una vez resolver dudas. A paso lento, pero avanzamos”.

Si no van por la primera, menos por las demás

En las 50 ciudades, menos del 30 por ciento de las personas tiene la primera dosis y no todos los que deciden administrársela van por las siguientes: para la segunda, estos municipios no superan el 20 por ciento y para la tercera no van más allá del cinco.

En Alta Verapaz, por ejemplo, hay nueve ciudades donde en promedio diez de cada 100 personas tienen esquema completo y solo una de ellas se inyecta el refuerzo. A decir de Liset Cajas, la directora del área de Salud, la gente se desanima por los rumores de esterilidad relacionados con la vacuna y, sobre todo, con los posibles efectos secundarios. “Les duele la cabeza la primera vez y no quieren volver a pasar por eso”.

A nivel nacional, ocho de cada 100 personas tienen la tercera dosis, tras cinco semanas desde la habilitación de esta posibilidad. Para el infectólogo, Mario Melgar, en quienes se debe aplicar con mayor urgencia es en los inmunocomprometidos y en mayores de 70 años porque son quienes tienen más posibilidades de gravedad en caso de contagiarse.

Aun así, “administrarla en otros grupos ayuda porque las vacunas reducen la transmisibilidad del virus, aunque aún no hay evidencia de cuánto. Inmunizarse no solo nos ayuda a evitar complicaciones si nos enfermamos, sino también a disminuir la posibilidad de que otros se infecten”, señala.

En tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) también recomienda inyectarse para evitar colapsos en la red hospitalaria, así como quitar posibilidades a la enfermedad para desarrollar nuevas variantes derivadas de la transmisión de persona a persona.

También puedes leer: Tras las ferias, 13 municipios están en alerta roja o anaranjada