Así es la calidad el aire que respiran la capital y otros tres municipios

08 noviembre 2022

Al igual que en Jalapa, Mixco y La Antigua el índice es dañino para grupos vulnerables. Es uno de los mayores contaminantes de mayor impacto negativo para la salud humana.

Las partículas pueden provenir de diversas fuentes contaminantes, entre estas combustibles e incendios. Foto: Captura de pantalla Purple Air

Por Isaias Morales

Cada día en la ciudad de Guatemala los vecinos respiran partículas medibles en micrómetros (una milésima de milímetro) provenientes de distintos contaminantes. Es decir, invisibles para la vista, pero dañinas si el índice de las mismas se eleva.

Para ello, en los últimos años distintas entidades instalaron cinco sensores en la capital cuyos datos en tiempo real están disponibles en el sitio de Purple Air, quien los fabricó. Estas se localizan en las zonas 4, 9, 12, 13 y 18. También hay estaciones en Mixco, Jalapa, Isla de Flores y La Antigua Guatemala, cuyos números se asemejan al área metropolitana.

Los resultados permiten alertar sobre las condiciones de la atmósfera, como un pronóstico del clima para la toma de decisiones.  La medida utilizada es un Índice de Calidad del Aire (AQI, por sus siglas en inglés), según el Laboratorio Ecológico y Químico (Ecoquimsa), quien colocó cuatro de estos dispositivos, al carecer de normativas locales se utiliza la guía de calidad del aire de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos.

Este rango es el utilizado para saber qué tan aceptable o dañino es el nivel de partículas en las ciudades. Foto: Ecoquimsa.

El AQI otorga una puntuación de 0-50 considerada buena, 51-100 es moderada, dañina para grupos sensibles de 101 a 200 y dañina a partir de 151.

El promedio de las estaciones de la capital fue moderado, pero en algunos días a partir de la noche se sobrepasó ese rango, lo cual coincide con las horas pico de mayor circulación.

Don't miss out!

¡No te quedes sin enterarte!

Recibe en tu correo nuestro boletín mensual con datos, análisis y fiscalización sobre las alcaldías.

Invalid email address

El origen de estas partículas puede ser de diferentes vías, pero entre las más destacadas están: el natural como los incendios forestales o antropogénico con la quema de combustibles fósiles (vehículos), industrias e incluso la fertilización de campos agrícolas, según un informe realizado por Edwin Taracena del Laboratorio de Calidad del Aire de la Universidad de San Carlos (USAC).

Esta casa de estudios también realizó sus propias mediciones entre 2012 y 2018, cuyo promedio de micrómetros por metros cúbicos es superior a los 40 recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de los mayores contaminantes para la salud humana.

El referido análisis atribuye la alta carga vehicular como uno de los principales factores principales para tener esa cantidad de partículas en el aire. Para ello recomiendan tomar medidas, entre las cuales resalta elaborar un reglamento para regular la calidad del aire desde los ministerios de Salud y Ambiente.

Este es el promedio de partículas detectado en septiembre, se situó en moderado. Foto: Ecoquimsa.

Por su lado, el Instituto Nacional de Sismología Vulcanología e Hidrología (Insivumeh) realiza sus mediciones de estas mismas partículas. Si bien en su escala la calidad se mantiene entre buena y moderada, algunos días hay cambios abruptos.

Un riesgo detectado por la entidad del clima es que a mayor contacto con estos contaminantes aumentan los riesgos para la salud a personas con problemas respiratorios y asmáticas y al entorno de la población.

Una de las recomendaciones del Insivumeh a los vecinos es no salir a menos que sea necesario y utilizar mascarilla para evitar riesgos de inhalar contaminantes. También regar constantemente las áreas verdes y caminos de tierra para evitar que se dispersen las partículas.

Recuerda escuchar nuestra serie: Ojo al podcast verde