Sigue estos pasos para detectar desinformación 

19 diciembre 2023

La fuente de la cual proviene es el primer paso y clave para reconocer si es o no real. Cualquier vecino puede utilizar este método para verificar la veracidad de las noticias. 

Según la UNESCO los pueblos indígenas se ven afectados por la desinformación tras la llegada de la pandemia. Foto: Noti Vásquez.

Por Isaías Morales

En días del paro nacional los mensajes fluían en los chat de amigos, trabajo o familia con información no siempre veraz lo que provocó confusión. 

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO en inglés), en los últimos años afectó a más personas. Se agravó tras la pandemia y se le conoció como “infodemia”. Es sobreinformación con contenidos engaños y en algunos casos falsos. 

Por ello Ojoconmipisto elaboró los siguientes pasos a partir de ejemplos detectados entre los propios vecinos, la experiencia del medio y recomendaciones de proyectos verificadores de información. 

1. La fuente primaria

La primera pregunta que todo lector debe hacerse es ¿de dónde proviene este mensaje o imagen que acabo de recibir? Este caso ocurrió en un chat de vecinos donde alertaban que la organización 48 Cantones dejaría de realizar el paro nacional entre el jueves 12 y viernes 13 para abastecer a la población y volver el fin de semana con más fuerza. 

¿Cuál será la fuente? Consultó uno de los integrantes del chat y otro le respondió: “de un medio de comunicación llamado Noti Seis” con 462 mil seguidores.  De inmediato otro vecino replicó que consultó con uno de los organizadores y negó dicha publicación.

Este es el primer paso para salir de la desinformación: ir a la fuente primaria, sea institución o de quien se alude para conocer su versión sobre los hechos. Con ello se descarta o confirma lo vertido vía cualquier red social.

2. La cantidad de veces compartidas

Hay información que corre como pólvora entre la propia población en diferentes redes sociales. Esto debe ser motivo de duda entre los usuarios, sobre todo en cadenas de WhatsApp donde se replican los contenidos. 

Por ejemplo, circuló un mensaje sobre una supuesta reunión entre la fiscal general y jefa del Ministerio Público, Consuelo Porras, y el presidente Alejandro Giammattei. Lo que destacó era el ícono de muchas veces reenviado, por lo cual no se supo nunca la fuente original del mismo. 

Al consultarlo a otro grupo de vecinos solo mencionó que se los mandaron amigos y a su vez estos lo recibieron de otros. No existió una fuente directa original quien proveyera la información. 

Don't miss out!

¡No te quedes sin enterarte!

Recibe en tu correo nuestro boletín mensual con datos, análisis y fiscalización sobre las alcaldías.

Invalid email address
Este es un chat reenviado varias veces cuya fuente original se desconoce. Foto: Captura de pantalla de WhatsApp.

3. La fecha

Hay casos donde lo que resalta son noticias que vuelven a salir a luz después de ser noticia en otra época. Por ejemplo, se difundió sobre la renuncia presentada por el vicepresidente, Guillermo Castillo

Sin embargo, esta ocurrió el 20 de noviembre de 2020 en el contexto de una petición que realizó por la aprobación del presupuesto 2021, rechazada por los guatemaltecos en manifestaciones en ese entonces. 

4. Informarse por medios 

Hay medios serios que cubren la noticia con método y rigor periodístico tanto en la capital como en los departamentos. Revise en sus páginas que periodistas escriben para esos medios, quiénes los dirigen y quiénes los siguen en redes sociales. Es una manera inteligente de verificar la calidad de sus publicaciones.

Si duda de alguna información que circule, lo recomendable es revisar si alguno de los medios habituales publicó algo. Contrastar para conocer perspectiva, enfoque o visión sobre esa noticia. 

También es importante no olvidar seguir los medios oficiales gubernamentales y de entidades aludidas para tener mayor claridad sobre aquella información. (por ejemplo la Conred, PNC, Provial, Bomberos, Insivumeh y organizaciones de sociedad civil). A partir de ello el lector tomará su propio criterio del contenido vertido. 

5. Cuestionar al remitente

Si la información la envió un amigo, conocido o familiar es importante también preguntarle cómo y de dónde obtuvo esa información. Este ejercicio práctico ayudará a saber de qué manera se puede llegar a un posible origen de la desinformación o veracidad del contenido recibido. 

6. ¿Y las imágenes?

Las fotografías y videos pueden pasarlas por el buscador de Google para llegar al origen ya sea medio de comunicación o red social donde se publicaron.

Recuerda leer:

Foto del avatar

Por Mirja Valdés

Quetzalteca que estudió Técnico en Periodismo y Licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la Universidad de San Carlos. Reportera y editora en varios medios.

Me gusta lo que hago. También los gatos 🐈.

Foto del avatar

Mirja Valdés

Quetzalteca que estudió Técnico en Periodismo y Licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la Universidad de San Carlos. Reportera y editora en varios medios. Me gusta lo que hago. También los gatos 🐈.

Noticias relacionadas