Contraloría: Petapa construyó en terreno que no está a su nombre - Open Contracting
1722
post-template-default,single,single-post,postid-1722,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,qode-page-loading-effect-enabled,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Contraloría: Petapa construyó en terreno que no está a su nombre

 

 

El proyecto millonario –una subestación para bomberos, una sede para la PNC y un puesto de salud– debió concluir el 15 de marzo. Sin embargo, la Contraloría audita si la municipalidad cumplió con registrar la propiedad del terreno. En mayo de 2017 denunció al alcalde.

 

Por Isaías Morales

 

San Miguel Petapa invierte Q6.8 millones en construir tres edificios: una subestación para bomberos, una sede para la Policía Nacional Civil y un puesto de salud. También una cancha polideportiva en los alrededores de las edificaciones.

El proyecto se localiza a cinco minutos de la avenida Petapa, en la colonia Prados de Villa Hermosa, donde viven al menos 30 mil habitantes, según proyecciones del INE. En ese lugar también se construyó un mercado en 2013, continúo en 2014 y se mejoró en 2016.

En su primer año de administración, el jefe edil Luis Alberto Reyes Noriega invirtió en otro proyecto millonario para construir los tres edificios. El contrato, adjudicado a José Cáceres, fijaba el 29 de junio de 2017 como fecha límite para la entrega del proyecto. Sin embargo, el alcalde suspendió los trabajos tres meses.

La Contraloría detectó que la alcaldía no inscribió correctamente el terreno en el Registro General de la Propiedad, por lo que recomendó suspender temporalmente la obra. Reyes Noriega admitió que se cometió un “error administrativo” al citar un número de finca equivocado y responsabilizó al departamento de Catastro. Todo esto ocurrió en marzo 2017

Tres meses después, el concejo municipal preguntó si reiniciaban los trabajos. La respuesta del síndico segundo Luis Toscano fue que sí podían hacerlo pues el terreno sí era propiedad municipal y presentó las escrituras del terreno (finca 46, folio 46, libro 2636). En el Registro anotaron “finca 683”.

Los miembros de la corporación aprobaron la adenda al contrato (AD-LIC-07-DMP-2016), sin embargo, cinco concejales razonaron su voto. Argumentaron que no debía reanudarse sin antes resolver los señalamientos.

El jefe de Catastro, Roberto Guevara, explica que la propietaria del terreno era Bosques de Altamira S.A que cedió 1,341,763.54 metros cuadrados a la municipalidad, en octubre de 1980. Pero, la auditoría da cuenta que esa extensión ya no está completa.“Ya se han desmembrado varios metros (del terreno)”, cita el informe. Por ello presentó la denuncia DAJ-DAS-08-494 ante el Ministerio Público.

La directora de auditoría a Gobiernos Locales de la CGC, Alma Raquel Villeda, informó que los auditores fiscalizan este y otros proyectos. “Si la municipalidad no cumplió con las recomendaciones (de suspender la obra y registrar el terreno), procederemos como corresponde”, aseguró. Si Reyes y el concejo construyeron sin tener las escrituras del terreno a nombre de la municipalidad –después del hallazgo revelado–, podrían recibir otra denuncia.

Ojoconmipisto consultó al Ministerio Público para saber qué acciones había tomado, sin embargo, el departamento de Información Pública y Prensa no respondió los correos, las llamadas y ni los mensajes enviados.

 

 

Proyecto casi listo

 

La construcción de los edificios es auditada por la CGC, pero la empresa está por finalizar los trabajos. La obra estuvo suspendida alrededor de tres meses y debía finalizar en octubre de 2017 y luego en marzo de 2018.

El sexto punto de la adenda menciona que si la empresa incumple con el plazo debe pagar una multa del 0.5 por millar por cada día de retraso, según lo establece la Ley de Contrataciones. Si este fuera el caso, la sanción supera los Q4.4 millones.

Francisco José Cáceres Berganza, representante legal de Importaciones y Exportaciones “Exicasa”, fue contactado para conocer las razones del atraso. Sin embargo, transfirió la llamada a Mónica Reyes, su supervisora asignada, quien desconoce los detalles del contrato.

Ella indicó que estaría listo en marzo. “Ya estamos por terminar. Nos faltan los últimos detalles e instalar las puertas de algunos edificios. Calculamos finalizar a mediados el 15 de marzo”, agregó. Esto no ocurrió.

El proyecto tiene un avance del 80% físico y 67% financiero, según el último reporte enviado por la Unidad de Acceso a Información Pública de la municipalidad.

 

Dos reportes distintos

 

Según Reyes, la obra lleva más de un 80% de avance físico y financiero. Sin embargo, los reportes de la municipalidad enviados a través de una solicitud de información indican que los avances no superan el 70%

El reporte de la alcaldía en el portal del Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP) no está actualizado, aún cuando la ley de Presupuesto obliga a hacerlo.

“Desconozco las razones por las cuales la municipalidad no actualiza el reporte. El dato que nosotros les hemos dado a ellos es que tenemos más del 90%”, añadió la entrevistada.

El artículo 79 de la Ley del Presupuesto menciona la actualización sobre los reportes en el SNIP. El sistema otorga diez días de cada mes para actualizar los avances. El director de planificación y el alcalde Reyes fueron contactados por este asunto, pero no respondieron las llamadas.