Los muertos olvidados: vecinos deben Q987 mil por ocupar nichos municipales

31 octubre 2022

Algunas deudas tienen 25 años de antigüedad y aunque los inquilinos de los cementerios continúan en sus espacios, corren el riesgo de ser enviados a la fosa común.

Cementerio de Amatitlán, con Q30 mil en cuentas por cobrar por ocupar los nichos. Foto: municipalidad de Amatitlán.

Por Carmen Valle

Comprar una casa o rentar un apartamento implica un costo por vivir allí, pero ese presupuesto se debe contemplar incluso después de la muerte para ocupar el nuevo espacio: un nicho. En al menos tres camposantos municipales, los familiares de los difuntos dejaron de pagarlo y la deuda ahora asciende a casi Q1 millón.

En Guatemala, autorizados o no, el ministerio de Salud registra 1 mil 610 cementerios y uno de cada cuatro pertenece a una municipalidad. Ojoconmipisto envió solicitudes a todas las comunas del departamento de Guatemala para saber en cuántos existen deudas por parte de los vecinos que alguna vez enterraron un familiar allí y con los años dejaron de pagar.

En tres de ellas hay 2 mil 126 cuentas por cobrar en este rubro. Una es la de Amatitlán, en cuyos expedientes esto se reporta como “cartera de morosidad de sepultura”. Allí hay 26 restos de personas por los cuales no se pagó mantenimiento de los nichos y/o arrendamiento, y al menos 20 tienen más de ocho años sin estar al día.

En total, el saldo sin pagar asciende a Q30 mil 900 y, según el concejal IV, Luis Sánchez, uno de los motivos expuestos por las personas al recordarles la necesidad de ponerse al día es no tener relación directa con el difunto. En otros casos, la familia se va del municipio o incluso del país.

En Amatitlán se cobra de Q1 mil a Q1 mil 500 por el primer contrato de arrendamiento, válido por siete años en los cuales no se puede sacar el cuerpo, además de una tasa de mantenimiento. También hay casos donde, por las circunstancias de la muerte, el período debe extenderse a nueve, diez o hasta 25 años, pues los cadáveres se colocan primero en una caja de metal esta, a su vez, en una de madera.

Don't miss out!

¡No te quedes sin enterarte!

Recibe en tu correo nuestro boletín mensual con datos, análisis y fiscalización sobre las alcaldías.

Invalid email address

“Pasa sobre todo con los (cuerpos enterrados como) XX, con quienes fallecieron por COVID-19 o quienes al ser encontrados ya estaban en descomposición. A veces los familiares se aprovechan un poco de eso para no pagar, porque saben que no podemos sacarlos en mucho tiempo”, explica Sánchez. “Si se pasan del tiempo, tenemos alta demanda de nichos y los parientes no vienen aunque les advirtamos, se les saca y se les lleva a una fosa común. Solo lo hacemos si es necesario, porque también tenemos nuestro corazoncito (sic)”, agrega.

Donde más se debe es en los dos camposantos de Villa Nueva. En el general hay 1 mil 236 arrendatarios sin pagar y en el de Bárcenas, 698. En ellos al menos 14 expedientes datan de 1997 y en total, todos los morosos adeudan Q910 mil 560.

En ese municipio también se saca a los cuerpos sin pagar si es necesario, pero “en nuestro reglamento no estipulamos cuánto tiempo debían pasar con deuda para llevarlos a una fosa común. Entonces llegamos a la conclusión de que tres años de gracia era un período prudente antes de exhumarlos tras las advertencias”, explica el comunicador municipal, Byron Morataya.

En Palencia hay otros 166 deudores por Q45 mil 875 en total y sus expedientes se registraron entre 2006 y 2022. Esta, junto a las otras dos comunas suman Q987 mil 335 en cuentas por cobrar.

Otras alcaldías como las de Chuarrancho y Villa Canales reportaron que las cuentas de sus vecinos van al día, mientras en San José del Golfo no se cobra nada por ocupar el espacio. En tanto San José Pinula, no registra deudas porque el único cobro se hace al ingresar el cadáver y sin él no se puede realizar el entierro. Y Fraijanes aún no tiene ningún cementerio municipal terminado, aunque hay uno en proceso.

Te sugerimos esta nota: Aviso parroquial, Salud solo impondrá restricciones de bioseguridad en cuatro cementerios