Dos años para empezar un puente - Open Contracting
725
post-template-default,single,single-post,postid-725,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,qode-page-loading-effect-enabled,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Dos años para empezar un puente

 

Neto Bran pagará Q24.8 millones a empresa que ganó en una licitación irregular con el Ministerio de Comunicaciones. Hasta el momento, ha desembolsado Q3 millones.

 

Por: Isaías Morales

 

Desde hace dos años el puente ubicado frente a residencial Bosques San Marino, San Cristóbal, Mixco, está cerrado. Los derrumbes y lluvias dañaron la estructura, y dos años después la municipalidad comenzó a repararlo. Tardó todo este tiempo porque debió licitar tres veces el proyecto y resolver los derechos de propiedad, así como certificar la fuente de financiamiento.   

La comuna dirigida por Neto Bran (2016-2020) ya tiene en marcha su proyecto millonario. Este consiste en construir muros de contención, un sistema de drenaje para evitar otro derrumbe que afecte a los residenciales y centros educativos del lugar,  y un puente de acero y concreto de 50 metros de largo por 9.60 de ancho. El trabajo arrancó el pasado 10 de octubre, a cargo de constructora Rega, S.A., por un monto de Q24.8 millones.

La obra afecta a quienes viven en los sectores A-3 y A-10,  a menos de dos kilómetros del bulevar San Cristóbal. Se trata de zonas residenciales y de establecimientos educativos, con 60 mil habitantes, según proyecciones del Instituto Nacional de Estadística (INE). Se trata de un área que concentra a la tercera parte de la población de la zona 8 y el 12 por ciento del total de vecinos de Mixco. Estos datos figuran en el estudio de factibilidad elaborado por el ingeniero Fredy Alvarado. 

Los vecinos podían llegar  a 18 colegios y residenciales del sector, por la 8a. calle, esto les tomaba diez minutos. Pero, todo cambió a finales de 2015 cuando el paso quedó inhabilitado por  los derrumbes constantes y lluvias. Ahora, la ruta de acceso es por el área sureste del bulevar principal, y esto puede tomarles 15 minutos más.  

El acceso por la calle está permitido hasta la entrada del residencial San Marino. Sin embargo, el paso de vehículos livianos, motos o peatones está prohibido por un tramo de 300 metros.

Ojoconmipisto visitó el punto de riesgo un día antes que el alcalde inaugurara la obra, en octubre 2017. Dos trabajadores de la comuna pintaban y señalizaban ocho toneles para evitar el paso de vecinos. Al pedirles autorización para recorrer la zona, ambos respondieron que sí, no sin antes advertir que “cada quien está bajo su responsabilidad por las condiciones del lugar”. 

Los riesgos son visibles. La carretera está rodeada al costado izquierdo por una baranda de metal de dos metros de altura. Esto evita acercarse a la orilla del barranco que tiene una profundidad de alrededor de 100 metros. Este se agrandó por las lluvias y porque la municipalidad no cuenta con un sistema para controlar los drenajes del sector. Un muro de contención resguarda el pavimento de dos carriles, pero tiene grietas en la estructura y un derrumbe colapsó el suelo que rodeaba una de sus esquinas. Por ello, se cerró el lugar.

Este no es el único punto peligroso. La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) detectó en 2010 y 2015 otros segmentos que podrían perjudicar a los residentes, de acuerdo a David de León, portavoz de esta entidad. Esta información figura en los estudios de suelos realizados por la Mancomunidad Gran Ciudad del Sur, la alcaldía mixqueña y la empresa Ingoetecnia, S,A. –una empresa consultora que estudia la estabilidad de taludes y deslizamientos–, citada en el estudio de factibilidad.

Estos análisis concluyeron que la mejor alternativa es rehabilitar el paso con la construcción de un puente de acero y concreto, un sistema de drenajes para evitar la contaminación del subsuelo, y un muro de contención para contener la erosión de suelo.

 

Foto: Dafne Pérez

 

El largo camino para adjudicar la obra


Neto Bran fue electo alcalde de Mixco en septiembre de 2015 con el partido Movimiento Reformador (MR) para sustituir a Otto Pérez Leal (Partido Patriota). Un mes después, cuando no había asumido, ocurrió el derrumbe y habló con los afectados, recuerda su vocero municipal Mynor Espinoza. “Los vecinos presionaron para agilizar el proyecto. Él prometió solucionar el problema”, comentó a Ojoconmipisto.

La respuesta tardó más de lo esperado. Para empezar no todo el terreno pertenecía a la municipalidad. El paso por el lugar era público, pero era propiedad privada. La alcaldía negoció los derechos y tres propietarios donaron cinco mil metros cuadrados para comenzar los trabajos. 

La administración intentó licitar el concurso a través del Estado de Calamidad decretado por el gobierno el 23 de septiembre de 2016. El plan falló porque el Congreso rechazó la propuesta del Organismo Ejecutivo. El 4 de enero de 2017 publicó una nueva licitación, pero tres meses después la Junta Calificadora solo recibió una propuesta de Construcciones y Consultoría S.A. por Q22.9 millones. Esta fue descalificada porque no llenó los requisitos requeridos por el Ministerio de Comunicaciones y el concurso fue anulado. 

La Contraloría General de Cuentas (GCG), por su parte, reportó un hallazgo y detuvo el proceso temporalmente. La municipalidad no presentó su presupuesto para el proyecto y tampoco demostró cómo iba a pagar la obra. Bran optó por contratar un préstamo bancario con Banrural, con el aval del Instituto del Fomento Municipal (Infom), el cual será pagado por plazos según avance el proyecto. Todo debe estar cancelado el 14 de enero de 2020.

 

Foto: San Marino. El puente municipal.

 

La tercera es la vencida


El 8 de junio de 2017 intentó licitar por tercera ocasión, NOG 6356850.  Mes y medio después las empresas Montañas Nacionales S.A. (Q23.8 millones) y Rega, S.A. (24.8 millones) ofertaron. La primera fue descalificada porque no presentó la certificación sobre la propiedad de sus cuentas bancaria, la segunda sí
fue tomada en cuenta.

Esta propuesta fue evaluada por la junta de licitación, integrada por Dalila Maldonado (asesora legal), Óscar Sánchez (supervisor de obras) y Erick Maldonado (jefe de contabilidad), de acuerdo con los datos brindados por la Unidad de Acceso a Información Pública.

Mixco estimó que la obra costaría Q24,024,276.28, pero Rega puso un precio de Q894 mil más alto. La junta lo aceptó por considerar que estaba en el rango de límite precios (entre Q20.8 millones y Q26.9 millones), según lo establece el artículo 29 de la Ley de Contrataciones del Estado. El proveedor obtuvo 96 puntos.

Contratista favorito del Ministerio de Comunicaciones


Rega, Sociedad Anónima
es propiedad de Raúl Eduardo González Álvarez  –sus iniciales conforman el nombre de su empresa–y fue inscrita en el Registro Mercantil en 2004. Desde 2006 ha facturado Q137.1 millones en contratos con el Estado, de acuerdo al registro de Guatecompras.gt. De las 38 adjudicaciones recibidas, 34 son con el Ministerio de Comunicaciones y solo una con una municipalidad, la de Mixco.

Entre agosto y octubre de 2016 participó y ganó un contrato por Q21 millones con la Dirección General de Caminos, fue el segundo precio más caro entre cinco oferentes. Aunque la licitación recibió 23 inconformidades, la junta calificadora no detuvo el proceso.

El ministro Aldo García rechazó la decisión de la junta dos días más tarde, pues consideró que el precio era elevado en comparación con los otros contratistas que presentaron opciones más económicas.